lunes , diciembre 17 2018
Home / Columnas / Capos presidenciales / No tenemos blindajes

Capos presidenciales / No tenemos blindajes


POR RAFAEL LORET DE MOLA

La moda entre los emigrantes mexicanos, sin papeles e incluso residentes en los Estados Unidos, es aglomerarse para fundar nuevas villas y pueblos a los que llaman “ciudades santuarios”; igualmente el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, quien fuera además jefe del gabinete a las órdenes de Barack Obama, insistió en que su ciudad, una de las mayores concentraciones humanas del vecino país, sería “un santuario” para quienes llegaran con perspectivas de trabajo y con la seguridad de que no serían perseguidos; esto es, deberán para ello cruzar casi todo el territorio estadounidense. La oferta tiene sus bemoles. 

Pero tal es la tendencia. Aglutinar a los mexicanos y centroamericanos en aldeas en las que no puedan “contaminar”, de acuerdo a los nuevos criterios fascistas en boga, a la sociedad norteamericana con tradiciones, costumbres y actitudes antagónicas. Exactamente el mismo criterio que fue una de las condiciones persecutorias de quienes formaron parte del fascismo y/o el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial y que, supuestamente, fueron derrotados por los aliados que dijeron representan a la democracia universal como modelo de convivencia ideal. ¡Qué lejos estaban de pensar que un sujeto como Trump cambiaría las reglas del juego y se asumiera como satán de estas pequeñas comunidades en la mayor potencia de todos los tiempos!

De hecho, hay historias que estremecen al respecto planteando el peso del racismo y la xenofobia en la comunidad estadounidense que no americana. Una de ellas tiene que ver con el gran atleta de ébano, Jesse Owens, ganador de cuatro medallas de oro durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 y con Adolf Hitler en las gradas esperando una victoria arrolladora de los escogidos estereotipos de la raza aria; las victorias del estadounidense de color fueron, cada una, bofetadas en el rostro del racista que quería devorar al mundo para imponer sus doctrinas brutales, hasta el exterminio de los “inferiores”. La crónica es muy triste porque, a su regreso, el poderoso deportista, cargado del áureo metal, fue discriminado, una y otra vez, siendo obligado incluso a entrar por la puerta del servicio a hoteles neoyorquinos de renombre, incluso cuando asistía s los mismos para ser homenajeado; y su entrenador, éste sí, ni siquiera lo acompañó en tales ocasiones siquiera como un acto de mínima solidaridad.

Sí, los blancos se sienten aún superiores como marcaba la preminencia de la raza aria en los días de la mayor de las tragedias universales; siempre se vuelve al mismo punto, a la obsesión de dominar, de pisotear, a los contrarios, en un mundo, por desgracia, bajo el control, hegemónico de los Estados Unidos; quienes no están con éste, como lo señaló Bush junior en la antesala de su invasión a Irak, son enemigos de la superpotencia. Es decir el decantado “mundo libre” termina en donde el rencor contra los estadounidenses es repelido, diplomáticamente a mediante la brutalidad del terrorismo, la moderna guerrilla para contrarrestar diferencias armamentistas inmensas.


De allí el drama de las caravanas de migrantes y el paquete que le explotará en las manos al futuro presidente de México.
La Anécdota

Ante el inmenso poder que tiene Trump el gobierno mexicano dijo estar blindado, pero no es así. Las fluctuaciones permanentes del peso ante el dólar, el inminente fin del TLC, la inhibición de los exportadores mexicanos y, sobre todo, la amenaza latente de que sean expatriados tres millones de mexicanos desde la Unión Americana, con sellos fútiles de delincuentes, abre una tremenda cauda de interrogantes, la primera de ellas: ¿qué haremos con quienes regresen en masa por órdenes del nuevo tirano del mundo? El huevo de la serpiente lo incubó peña y tendrá que lidiar con las consecuencias Andrés Manuel.

Es muy posible que los más beneficiados por las deportaciones masivas, y con posibilidades de asimilar los brazos no ocupados, sean los grandes cárteles del narcotráfico; éstos sí podrán reponer a sus “caídos” para mantener el “equilibrio” deseable en el mercado estadounidense de drogas, administrado por la CIA, la DEA, la NSA y el FBI, cuatro entes siempre en disputa dentro de la misma estructura gubernamental además, claro, de los marines y el Pentágono. 

Un revoltijo de poderes que merodean, a diario, por la sitiada Casa Blanca y lo tribunales de Nueva York en donde “El Chapo” Guzmán ha dejado en claro quienes han sido los grandes protectores de los narcos: peña, calderón y otros más.

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
Búsquenos en FACEBOOK con VIDEOS y MENSAJES cada día.

 

Check Also

El embuste del día de Acción de Gracias

Por Ilka Oliva Corado. No hay nada más falso, más ruin, más soberbio en Estados Unidos …

El mayor enemigo / Fiscalía Española

Por Rafael Loret de Mola El mayor enemigo del próximo presidente de México –a ocho …

Deja un comentario