23 noviembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Por: Armando Moran Sierra

En esta ocasión les hablaré de uno de los equipos más grandes del fútbol mexicano (Si no es que el más grande), las chivas rayadas del Guadalajara.

Hoy me centraré en el conjunto rojiblanco y sus problemas de descenso, así es, uno de los más grandes de México peleará el descenso la próxima campaña y me parece que la pregunta del millón es: ¿Cómo le hizo una institución tan grande e histórica como lo es el Club Guadalajara para llegar a esta situación tan penosa?

Las respuestas son varias y los culpables son muchos, pero si repartiéramos la culpa sin duda el nombre de Jorge Vergara tendría más del 90% de responsabilidad. La historia de esta tragedia comenzó un 31 de octubre de 2002 cuando adquirió las partes sociales que le dieron el 87% de la propiedad del Club Deportivo Guadalajara.

Y así comenzó esta tragedia, ya que desde la llegada de Vergara se vislumbraron constantes cambios en el club, comenzando por una política de pocos y malos refuerzos, pero esto le dio resultado en 2006 cuando las chivas ganaron su último título.

Después de la obtención de ese título las cosas fueron en constante declive, ya que el equipo poco a comenzó a perder su identidad y con esto salió a flote la ignorancia futbolística del empresario, despidiendo a técnicos en periodos muy cortos de tiempo, quitando y poniendo directivos siempre buscando al más manipulable y con la poca inversión y mala elección de fichajes.

Pero esto no es todo ya que después del matrimonio de Jorge Vergara con Angélica Fuentes, los jugadores del rebaño eran obligados a asistir a terapias de desarrollo humano semana a semana, incluso algunos fueron enviados a clínicas de este tipo en Centroamérica para buscar que retomaran su nivel, todo esto por recomendación de la nueva “patrona”

En resumen, el Guadalajara está atravesando por una de las crisis más grandes en toda su historia, su dueño pareciera que hizo y está haciendo todo para verlos en segunda división y su afición está cansada ya de manifestarse en contra del dueño y de su proyecto mediocre.

En mi opinión es lastimoso observar como un equipo con gran tradición en nuestro fútbol es despedazado en manos de un hombre que no tiene la menor idea de lo que es el fútbol y que terminará por hundir un barco que lleva ya más de 5 años a la deriva, sin rumbo y dando solo lastima.

A los aficionados rojiblancos les digo que sigan alentando a su equipo ya que en estos momentos es cuando más lo necesita, que dejen de lado los malos manejos y las malas decisiones, ya que si las Chivas se salvan será desde la tribuna donde inicie esa salvación.