20 octubre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Liderazgo Perdido

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Liderazgo Perdido
  • Tratados Críticos
  • Vacaciones Eternas

Por: Rafael Loret de Mola

Liderazgo-PerdidoLas gallinas y los políticos mexicanos suelen cacarear mucho el huevo. Como si fuese necesario, cada vez, escuchar la misma, recurrente y demagógica oleada de frases con idéntico fin: la distracción. Ahora, el presidente peña nieto insiste en que habrá de fortificarse la Alianza del Pacífico como una primicia sobre la consolidación y la unidad de Latinoamérica. Solamente que fueron muy claros los desaires hacia la reciente reunió cumbre, en Nayarit, a donde sólo acudieron los mandatarios de Colombia, Chile y Perú… para bromear con los resultados del Mundial de fútbol que, en ese momento, presentaba buena cara para tres de las selecciones nacionales; sólo Perú, y lo subrayó sin miramientos el presidente Ollanta Humala Tasso, no tuvo oportunidad de participar en el torneo futbolero por lo cual se sintió hasta segregado de la discusión sobre las posibilidades de los equipos representados por los mandatarios presentes. Un golpe más contra los fallidos intentos de recuperar, por parte de la diplomacia mexicana, el liderazgo de la región.

Desde luego, enrique peña nieto, se rió y mucho de sus ocurrencias sobre el balompié y la atención que generaba mientras pasaban sucesos de enorme trascendencia por lo oscurito, libres de candilejas y de algún análisis serio como, por ejemplo, el derecho de los religiosos a hacer proselitismo desde los púlpitos en sus respectivos templos salvo cuando se promueva la violencia o se hostigue a los feligreses. Parece una mala broma; no lo es. Ni modo que los curas de hoy fueran como el de Dolores en 1810 y dispusieran de armas para inclinar con los aceros las balanzas electorales. Por lo demás, el asunto pareció tan trivial que se dejó correr… como el balón sobre los mexicanos entonces aspirantes a la inmortalidad. Sólo hubiesen faltado nichos –no nachos- en la Columna de la Independencia.

Bueno, ¿y para qué sirve el nuevo acuerdo aliancista entre cuatro naciones, tres del cono sur y una situada entre éste y el norte, desde salen las órdenes globales, mediando el territorio de Centroamérica, por cierto cada vez menos atendido pese a la gravedad de los acontecimientos que surgen allí. Por ejemplo, de manera simultánea a la reunión de Punta Mita, Nayarit, el secretario de Gobernación –sucesor de dos personajes eliminados cuando ejercían el mismo cargo, Juan Camilo Mouriño Terrazo y Francisco Blake Mora, calderonistas los dos-, viajó a Guatemala para aparecer junto al presidente de este país que comparte frontera con el nuestro, Otto Pérez –menos mal que no es Granados, ahora embajador pese a la suciedad dejada detrás de él-, y al vicepresidente estadounidense Joe Biden, quien decidió armar su agenda sin importarle la cumbre nayarita y casi exigió que estuviera el mandatario mexicano aun cuando éste, como sucedió al fin luego de una serie de telefonemas cruzados con los operarios de la Casa Blanca –el señor Barack Obama estaba demasiado ocupado-, debía encabezar su propia mini-cumbre de cuatro… para una alianza que, desde luego, no puede contraerse a tal grado si observamos los inmensos litorales de Norteamérica, por unja parte, y de Asia, por la otra.

De tal suerte, la pretensión de unidad no pareció una jugada seria ni siquiera a los actuantes quienes, incluyendo la chilena Michelle Bachelet, quien se puso muy nerviosa por no saber qué andaba haciendo por aquí y parloteó algunas incongruencias nada graciosas y sin provocar la deseada hilaridad de los convocados, si acaso algunas forzadas sonrisas, optaron por acordarse de la acosada Dila Rousseff, la brasileña atorada entre la repulsa social al Mundial y el imperativo de organizar unos Juegos Olímpicos en dos años más. Una auténtica catástrofe si consideramos los angustiosos problemas derivados de las erogaciones del evento futbolero que permite a una de las grandes mafias en el mundo, la FIFA, llevarse cuatro mil quinientos millones de dólares dejando a las naciones organizadoras casi en la quiebra. No está más para elevar las deudas externas de quienes se dejan.

Por cierto, el desastre financiero de Brasil ha despertado una morbosa inquietud acerca de una posible renuncia de su gobierno a realizar los juegos olímpicos, acaso sólo comparables en audiencia universal precisamente con la Copa FIFA, cada cuatro años. Las obligaciones que el “privilegio” genera, además de las costosas ceremonias de apertura y clausura, también son como una rúa subterránea, inmensa e incontrolable que se desfoga, precisamente, en el drenaje de las deudas externas. Fíjense: luego de que México, orgulloso, cantó en 1968 su “amistad con todos los pueblos de la tierra” –frase propagandística de gustavo díaz ordaz, unas semanas antes de la masacre del genocidio de Tlatelolco, a su vez, suceso que se dio diez días atrás de la inauguración de aquellos eventos deportivos para muchos inolvidables-, no dejó de cobrarse el impuesto de tenencia vehicular supuestamente destinado a auxiliar al erario público para salir avante con la “palabra empeñada”.

¿Sería esta la razón de aquel grito estudiantil: “No queremos Olimpíadas, queremos Revolución” que desembocó precisamente a la Plaza de las Tres Culturas? ¿Y en la misma línea las cada vez más enérgicas protestas de los brasileños que sobreviven apilados en sus favelas más recónditas son un severo llamado de atención a la incongruencia de mostrar a una nación sólo por su lado amable pretendiendo tapar el sol con un dedo? Para el caso es lo mismo, salvo que entre un hecho y otro han pasado ya casi medio siglo. Esto es l que aterra en verdad… el desperdicio brutal de tiempo pese a los ensayos de laboratorio de un socialismo “responsable” por cuanto cedió a las potencias de occidente. Digamos que tal sucedió gracias a una estrategia mejor a la utilizada por Chile, en 1973, cuando el entonces mandatario, Salvador Allende, fue brutalmente acribillado en el Palacio de la Moneda aun cuando la leyenda cuenta que, al verse perdido, optó por pegarse un tiro con una metralleta regalo de Fidel Castro Ruz.

Como suele suceder, las perspectivas no cambian, salvo el maquillaje más superficial. Y de esta realidad devienen muchos de los malos recientes con cariz de parodias malogradas. De hecho, ¿alguno de ustedes, amigos lectores, saben si alguna de tantas alianzas y tratados ha servido para algo que no sea la depauperación de los mexicanos? Recordemos, por ejemplo, el célebre plan “Puebla-Panamá” –intencionalmente no le puse comillas a la nominación completa porque el acuerdo no fue sino un proyecto encendido del foxismo mesiánico-, que pretendía los mismos supuestos efectos de la cumbre de cuatro, incluyendo a tres que no llevaban en su agenda propuesta alguna dejando a peña nieto el protagonismo… sin saber que así sería. El fin medular era, sin duda alguna, buscar acercar a algunos mandatarios del sur para colocarlos en la urna del liderazgo latinoamericano. Deben haberse carcajeado mucho la señora Bachelet, Juan Manuel Santos y Ollanta Humala cuando abordaron sus respectivos aviones para irse… más cerca de los territorios del Mundial.

Quizá alguno de quienes acompañaron a peña nieto en el balconeo oficioso, también distractor, tengan más éxito propagandístico si su respectivo equipo avanza más del grupo de los dieciséis, honra para muchos técnicos que llegaron con la derrota a cuestas por el pesimismo de sus compatriotas, si bien se sabe que la FIFA no tiene intenciones de proyectar alguna sorpresa; ya en semifinales la limpieza será cabal y quedarán los fuertes de siempre acaso con alguna sorpresa para aliviar tensiones y simular arreglos soterrados como el que dio lugar a la elección de Qatar, el próximo anfitrión y una de las regiones con ingresos pér cápita mayores del mundo pese a las brutales desigualdades sociales que pocos aprecian, como en Brasil o en México. Siempre es lo mismo detrás de bambalinas.

¿Será necesario formalizar un proyecto para que los campeonatos de fútbol se rolen siguiendo un esquema particular y equitativo en el tablero de las erogaciones? Porque, en este sentido, México debería traer en su verde camiseta varias de las estrellas que señalan a los campeones y no el estigma contra los jugadores a quienes se señaló, hace décadas, como “ratones verdes”. Pero, ¿habrá alguien que asegure que no hemos mejorado desde entonces? ¡A la hoguera con leña verde con él!

En fin, cuando menos, el Mundial sirve de divertimiento a los mandatarios ociosos. Y si mantenemos la distracción, evitaremos, por breve lapso, que piensen como golpear a la economía nacional o imponer nuevas reglas, como el anticonstitucional, “hoy no circula” que favorece a los ricos quienes pueden comprarse un automóvil cada año. ¿Ecología o pretextos para cobrar de más? Respondan ustedes.
Mirador

Recuerdo que cuando carlos salinas de gortari, animado por George Bush padre, firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no pocos expusieron que sería imposible recibir los beneficios apuntados por una simple cuestión: las asimetrías económicas entre las potencias del norte y la cabeza de ratón. Pese a ello, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, superviviente político de entonces, advirtió que el TLC era reductivo y no tocaba algunas áreas que serían las más beneficiosas para México y los equilibrios necesarios entre naciones tan diferentes en idiosincrasia y capacidad financiera. Y no se equivocó.

Por ello, cada que se habla de los planes “de unidad”, para Latinoamérica sobre todo como se dijo en Nayarit hace unos días en presencia de cuatro, sólo cuatro mandatarios entre docenas que tienen litorales hacia el Pacífico, el asunto no sólo desconcierta sino, de plano, confunde porque, en tiempos de distracción, los asuntos soterrados siempre tienen muy malas formas y nos dejan con peores semblantes.

Nada de interés ofrecieron los visitantes de Chile, Colombia y Perú; y el presidente de México, para cuerda a sí mismo se inclinó –muy al estilo de los fox pero sin la “gracia” de estos; ¡fíjense lo que estoy escribiendo!, amables lectores-, por los chistes fáciles y las ocurrencias que han sido repetidas, hasta el cansancio, por las redes sociales. Ojalá que a su hijita no se le vuelva a ocurrir meter la cuchara y hablar de la “plebe” como referente de náusea. Por cierto, en esta ocasión, Cristinita Fox, la adoptada, no podrá avalar la sentencia que pronunció hace cuatro años luego de la coronación de España en el Mundial de Sudáfrica:

–¡Lástima! De no ser por el Cura Hidalgo, ¡también estaríamos celebrando!

Pero este año, no me cabe la menor duda, hubieran ellos haber sido sometidos al curato de Dolores con todo y su torpe Borbón, Fernando VII. Por el momento ya tienen a su Felipe VI con todo y su plebeya de leyenda.
Por las Alcobas

¡Qué bien se la pasa felipe calderón! Él sí que disfrutó el Mundial desde el crucero desde el cual saltó al océano el hijo del procurador de Chiapas, de nombre Jorge Alberto López Amores –el funcionario se llama Raciel López Salazar y se encuentra al frente del cargo desde el mandato del aliancista Juan Sabines Guerrero, en la administración estatal predecesora-. Fue un golpe desconcertante, sobre todo tomando en cuenta dos asuntos de enorme importancia:

1.- El profundo rencor que guarda al abogado Raciel, el ex gobernador pablo salazar mendiguchía, represor de la libre expresión y ladrón consumado, a quien encarceló aunque fuera sólo por poco más de un año. La liberación del sujeto se dio a última hora como un recurso de Sabines para evitarse represalias. Ojo con este apunte.

2.- Raciel López, el padre de la víctima y digno funcionario, había sostenido semanas atrás una trascendente reunión con miembros del FBI para tratar de encontrar los hilos conductores de la violencia en la entidad, incluyendo entre las sectas religiosas. Considérese que el mencionado salazar pertenece a una de ellas.

Hay bastante tela de donde cortar.