12 abril, 2021

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Política en Tacones: Apenas un tercio del sexenio

Por Ángel Omar Barbosa

México y sus dirigentes ya no están a salvo, y esto lo digo en un sentido tanto ideológico al igual que desde un sentido literal. El Gobierno de la República tal parece que está perdiendo el control de lo que sucede en su territorio. El cuento de color de rosa se le ha acabado al presidente, ahora se ha convertido en la escena trágica que no ha pasado por alto a nivel internacional. El pueblo quiere que rueden cabezas y que los responsables paguen y reparen el daño perpetrado por su falta de inteligencia.

Días después del primero de diciembre de 2012 México tenía un rostro distinto, pese a sus problemas por fin se creía que podría haber una luz al final del túnel, el país azteca se perfilaba al primer mundo. Las reformas estructurales fueron impulsadas y presumidas como el único camino para que México pudiese salir de la mediocridad internacional y darle un rostro de cambio destinado a mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y un nuevo aliado para la construcción de un mundo mejor. Y el pacto por México fue la cereza del pastel para “demostrar” que hasta los rivales políticos pueden unirse por mejorar al país. El PRI mostrándonos una máscara que no lograron maquillar a la perfección (como siempre).

Hoy, a pocos días de cumplirse el segundo año de gobierno, EPN no se encuentra en condiciones de presumir como hace un año los logros y las esperanzas de un México que le exige más que solo leer tres libros. Cuando las Reformas estructurales mencionaban un avance para México olvidó incluir a los estudiantes del IPN quienes no aceptan el cambio en su actual proceso educativo al convertirse en técnicos y no como profesionales en su rama. El presidente se pavoneó con empresas extranjeras al mencionar las buenas condiciones de inversión en México, una de ellas la mano de obra barata y con el cambio en el politécnico el gobierno creyó que los estudiantes se “dejarían”. Más de 65 mil estudiantes y catedráticos marcharon en la capital mexicana para evitar que esto suceda, y Osorio Chong no tuvo otro camino que mostrarse frente a ellos para recibirlos y escuchar sus demandas, que no era más que conservar sus condiciones académicas como estaban. Una mancha en la máscara priísta había sido evidenciada.

Cuando el Estado de México presumió ser uno de las entidades con un gran avance en materia de…, en todas las materias nos enteramos a través de los noticiarios que Tlatlaya está de nuevo en la agenda pública. De acuerdo con testigos y medios de comunicación no vendidos dieron a conocer la masacre a sangre fría de 15 presuntos delincuentes en manos del ejército mexicano el pasado 30 de junio en aquel municipio. La PGR confirmó este hecho y la Comisión Nacional de Derechos Humanos lamentó que la Procuraduría haya iniciado investigaciones hasta el 23 de septiembre, casi tres meses después del malogrado evento. Y para rematar con mostrar otra mancha en la máscara las autoridades no pudieron evitar una balacera a escasos metros del ayuntamiento de la capital mexiquense y aún nos deben la lamentable, deplorable condición en la que se encuentra el transporte público de la entidad pues los atropellamientos no cesan, y tienen el descaro de demandar al potrobús, de gran ayuda a estudiantes, por el único hecho disfrazado de que les quitan pasaje y no ganan lo mismo y no conforme con ello buscan el aumento (otro) a la tarifa, que en tan solo 5 años ha aumentado un 60%.

México no está en condiciones de invitar a inversionistas extranjeros ni a líderes norteamericanos si todavía tenemos la basura en nuestras narices, si todavía resentimos el triste incidente de la Guardería ABC, si todavía no solucionamos el miserable e insultante accidente en la mina Buenavista de Cobre de Grupo México, en Sonora. Los contaminantes siguen sin poder ser controlados luego de tres meses del derrame en los ríos Sonora y Bacanuchi. Obviamente los únicos afectados don los ciudadanos quienes no pueden hacer uso del agua para tratar sus cultivos y ganado, con esto no me sorprende el aumento en los precios en los recursos naturales por falta de recursos disponibles para continuar su fuente de ingresos de manera más natural. Por si fuera poco el gobernador de aquella entidad, Guillermo Padrés, quien busca justicia ante el derrame de la minera goza de 4 millones de metros cúbicos de agua y con pozos por casi 3 millones de metros cúbicos al año, mientras que los habitantes de la región padecen la falta de agua. No es de nadie sorprender que después de darse a conocer esta patada en el alma del estado el mismo gobernador haya dinamitado su filtro para evitar más conflictos. Dos ríos contaminados sin buenas esperanzas de una recuperación temprana es más que suficiente.

El panorama tan deprimente se agudiza cuando nos damos cuenta que los servidores públicos de alto rango tampoco están a salvo de la delincuencia y la violencia. Esto fue demostrado en el estado jalisciense donde se encontró el cuerpo del diputado federal Gabriel Gómez Michel dentro de su propio vehículo calcinado junto al de su asistente igualmente incinerado. De acuerdo con El Informador, el legislador priista fue secuestrado el lunes 22 de septiembre por la tarde en Tlaquepaque, Jalisco. La fiscalía de Jalisco indicó que los restos del político, junto a los de un asistente, fueron hallados calcinados en su camioneta en Apulco, Zacatecas. Lo que significa que si a un diputado federal le sucede los mismo, todos estamos expuestos, como ya sabíamos, a la delincuencia y la violencia en un estado fallido.

Y si creen que las cosas no podrían empeorar nos encontramos ante un evento que desearíamos solo sucediera en las novelas de John Katzenbach. El terror y la desesperación que viven 43 familias en Guerrero han tocado las fibras de muchos mexicanos indignados por la desaparición de 43 normalistas perpetrada por el mismo gobierno municipal de Ayotzinapa, esto ya confirmado por la procuraduría General de la República (PGR) en voz de su titular Jesús Murillo Karam. De acuerdo con el titular de esta dependencia el ahora expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y la misma policía municipal de la entidad son los autores de la desaparición forzada de los normalistas quienes se presumía fueron ‘levantados’ debido a que tenían planes de sabotear una presentación de la esposa. La pena ajena llega cuando diferentes países demanda el esclarecimiento y aparición de las víctimas y el encarcelamiento de los responsables.

EPN ha dado palabras muy enérgicas para condenar el suceso, sin embargo, no ha puesto un solo pie en el lugar para dar un apoyo más directo, solo ha dado el famoso espaldarazo al nuevo gobernador de Guerrero, pues era más que evidente que Ángel Aguirre en algún momento debía dejar su cargo como gobernador de la entidad. Y solo pongo en la mesa la idea de que si Aguirre claudicó por la falta de gobierno en el Estado, llega a ser una gran analogía el estado de derecho de Guerrero con el Estado de Derecho de la República como para que EPN siga los mismos pasos. Solo es una analogía muy aventurada pero, para muchos muy congruente. Y aún faltan cuatro años más.