19 septiembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Anonymous no son Tanto

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Anonymous no son Tanto
  • Serias Lagunas Legales
  • Las Redes Influyen más

Por Rafael Loret de Mola

Las filtraciones de documentos clasificados, mensajes cifrados y comunicaciones diplomáticas con análisis sobre las naciones en donde se encuentran las representaciones, sobre todo las de Estados Unidos, demuestran hasta que punto se extiende, al mismo ritmo, la vulnerabilidad de los Estados por preservar su información ante el embiste imparable de Internet, sobre todo en tiempos especialmente complejos por las coyunturas electorales. Al respecto existen dos criterios que chocan entre sí y ponen a prueba hasta la capacidad de raciocinio:

Rafael-Loret-de-Mola-Anonymous-no-son-Tanto

1.- Un numeroso grupo de los llamados “internautas” considera que cualquier intervención, oficial o desde empresas contratadas ex professo, destinada a inhibir, desviar, responder o bloquear los mensajes emitidos es una flagrante violación al principio elemental de libertad que ha hecho suyo el espacio cibernético a cambio de someterse a mil prohibiciones en la vida institucional.

2.- Otro criterio deviene de quienes han sufrido las consecuencias al superarse, reventándolo, el límite entre la libertad y el libertinaje. Esto es: si a través de las redes sociales se altera la vida de una comunidad, con informaciones además falsas o alteradas para provocar pánico, se está cometiendo un grave delito contra terceras personas que pueden sufrir severas secuelas. Tal sucedió, por ejemplo, en Veracruz en donde el gobernador, Javier Duarte de Ochoa, optó por tomar el toro por los cuernos abriendo procesos, por terrorismo, contra quienes utilizando Internet habían divulgado que se estaba bombardeando una escuela. Pese a la gravedad del suceso, hubo quienes reprocharon al mandatario veracruzano su supuesto “proceder autoritario” cuando intentaba preservar, por encima de los complejos individuales, los derechos colectivos. Y, desde entonces, curiosamente, no se ha parado en Veracruz con exposiciones de cadáveres y luchas entre cárteles destinadas, sobre todo, a incendiar una entidad que, con sus problemas, no tenía tales niveles de intranquilidad pública. El ajuste de cuentas, en este caso, viene desde el gobierno federal sin duda.

¿Qué hacer? Este mismo año, tanto en México como en Estados Unidos habrá elecciones sin que nadie haya podido regular, en serio, las acciones de algunos cibernautas irresponsables capaces de lanzar amenazas de toda índole, utilizar esta vía para armar redes de pederastas, reclutar falenas desde los sitios más dañados económicamente, intercambiar informaciones confidenciales que alteran el curso de las divisas monetarias o, de plano, realizar tareas de espionaje y de censura, introduciéndose a los correos electrónicos privados o bloqueándolos, como ha sucedido en nuestro caso sin la menor respuesta judicial pese a las denuncias emitidas ante la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión.

Podrá aducirse que cualquier “hacker”, con conocimiento medio, es capaz de alterar los correos electrónicos y jactarse de ello. Por supuesto, también los he padecido. Pero en la ocasión reciente fue por demás singular que los ataques contra mi correo comenzaran justamente después de haber cuestionado al presidente peña nieto severamente y a sus esbirros que intentaban difamarme. Sufrí el “hackeo” de todas mis cuentas personales. A partir de ese momento, en la semana anterior, comenzó a dificultarse la comunicación que sostenía con mis amables lectores debiendo triangular mensajes y el envío de mis columnas periodísticas. Tengo testigos de ello.

Pese a lo anterior, los legisladores poco se han preocupado por el tema aunque ya les saltó a la vista. Tienen miedo de enfrentarse a una comunidad anónima capaz de volcar rencores con cuantos pretendan limitarlos. Y no se percibe que la auténtica libertad sólo puede surgir en un ámbito en donde se respeten los derechos y las libertades de todos, no sólo los de un apretado núcleo de invasores cibernéticos. La libertad es respeto por los valores y derechos de terceros; el libertinaje es insolente intromisión en la vida de los demás. Esta es la diferencia, abismal diríamos, por la que nuestros congresistas debieran actuar de una vez por to0das antes de causarse daños irreversibles.

Menos mal que, en otras naciones, comienzan a tomarse medidas con una policía cibernética bastante avanzada y capaz de detectar a quienes pretenden refugiarse en el anonimato para proceder a sus anchas e incluso amenazar la seguridad de los Estados, como en el reciente caso de Wikileaks y la aparición del grupo denominado Anonymous, con presencia en decenas de naciones ya incluyendo México, que amenaza permanentemente con “hackear” las cuentas de los organismos de seguridad, el ejército y hasta las centrales de inteligencia poniendo al mundo al revés, esto es con los delincuentes poniendo reglas y las corporaciones policíacas –infectadas por el crimen organizado ya-, en permanente jaque. ¿Y quién defiende los intereses de la sociedad? Basta con que un periodista o un informador no asuma los criterios del ventajoso grupo para que sea motivo de persecución cibernética. En esta situación se encuentra este periodista y algunos más que, por respeto, omito precisar.

No es ésta, desde luego, una manera de avanzar en democracia ni mucho menos. Máxime cuando está en juego el devenir de un país, el nuestro, atrapado por las trampas manipuladoras del sistema político y de una derecha que se resiste a soltar el poder presidencial aunque deba, para ello, traicionar sus orígenes y principios en aras de la bonanza de su grupo y la protección de sus miembros en fase de finiquito entre la enfermedad y la torpeza, como en el caso de enrique peña nieto, envalentonado y bravucón, como nunca antes. Luego vendrá el parto de los montes.

Pues bien, en España, un referente nuevamente obligado, se aprehendió a cuatro miembros del célebre “ejército” cibernético “Anonymous” acusados de bloquear páginas webs y difundir datos de ciertos políticos poniémdolo0s en estado de indefensión en un país que ha sido go0lpeado, duramente, por el terrorismo proveniente del nacionalismo exacerbado y en ocasiones demencial por parte de algunas autonomías que integran todavía la nación española. Como van no creo que sea por mucho tiempo… aunque se pierdan el clásico Real Madrid-Barcelona los fanáticos del balompié que sólo hablan de eso cada hora, cada minuto del día. ¡Ay, aquellos tiempos en que se contaban las glorias de los toreros! Ahora, el fútbol globalizado, bajo el poder de una de las peores mafias del mundo, la FIFA, desplaza hasta la honda idiosincrasia de los pueblos ibéricos, nobles y fieros, auténticos y valerosos. Ya hasta fueron campeones mundiales los españoles y, claro, no dejan de repetirlo… aunque Alemania se coronara en Brasil.

Debate

Los legisladores, sencillamente, no han cumplido su tarea. Durante la oscura y larga noche de la derecha que creímos finalizada en diciembre de 2012, equivocándonos, no han dado siquiera algún paso sensible y significativo para elevar el nivel de una democracia tuerta, salvo para aplicar la “venganza” de la izquierda por el desaseo comicial de 2006 despidiendo, contra la ley, al consejero presidente y algunos de sus secuaces en aquel escándalo que prohijó el malhadado gobierno de calderón, el régimen de la violencia y prosigue el de peña, el de la barbarie.
Van dos muestras de ello:

1.- Ningún paso se dio para regular la administración de los fondos sucios, o detenerla, con sanciones específicas contra los candidatos beneficiarios quienes, en innumerables ocasiones, invierten en su proselitismo bastante más de lo que recibirán, en sueldos, durante la gestión para la cual postulan. A cambio de ello, el IFE o el INE que es lo mismo, se convirtió en el gran fiscal de la mordaza, imponiendo silencio a los ponentes d cada partido y acortando los tiempos de campaña… para ahorrar, mientras los funcionarios y empleados del organismo se despachaban con un bono de dos meses de salarios –cuatrocientos mil pesos en el caso de los consejeros-, para compensar sus esfuerzos en este año electoral. ¿No debieran bajarse sus emolumentos, en la misma proporción, durante los años en que no se celebran elecciones federales?

2.- Tampoco existe iniciativa alguna para zanjar la tremenda laguna jurídica que ha propiciado el llamado “mundo cibernético” en donde el libertinaje le gana la partida a la libertad. Las redes sociales, alborotadas por los excesos, pueden colocar en muy delicada situación a los protagonistas y partidos políticos de cara a la jornada electoral del siete de junio. Pero, aún a sabiendas de los posibles daños que pudieran causarse, nadie se animó a desafiar al conglomerado, supuestamente anónimo pero localizable como se ha demostrado en el primer mundo donde se aprehende a las redes de pederastas, de prostitución y espionaje que han proliferado como nunca antes.

Dormidos en sus laureles, los actuales legisladores y sus antecesores sólo aportaron palabras y pesadillas.

La Anécdota

Reitero lo que me comentó, en marzo de 2010, Leopoldo Gómez González-Blanco, vicepresidente de noticieros de Televisa:

–Cuando llegue el momento de las elecciones (2012), ¿quién sabe con qué instrumentos de comunicación nuevos nos vamos a encontrar? Fíjate como ha evolucionado el twuitter, por ejemplo. Acaso, en 2012, la televisión no sea el factor más influyente para los futuros electores. No podemos asegurarlo.

Sin embargo, nadie niega que, a estas alturas, la televisión masiva, la de las dos grandes cadenas privadas, marcaron pautas dominando también al mundo cibernético. Dios nos agarre confesados.