1 agosto, 2021

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – ¡Cuánto Cinismo!

RAFAEL LORET DE MOLA

  • ¡Cuánto Cinismo!
  • El Racista de INE
  • Y se cree Popular

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-¡Cuánto-Cinismo!Toda la gama de acostumbradas suciedades acompañaron una elección viciada de origen, con el árbitro electoral desprestigiado por racista –ya pasaron los comicios, ¿no es hora de irse, señor Lorenzo Córdova Vianello?-, y los diversos partidos, sin faltar uno, cometiendo toda suerte de abusos sin temer ni importarles las presuntas sanciones del Instituto Nacional Electoral que más parece una mesa de casino: lo que da, lo recoge posteriormente mediante millonarias multas. Entonces, ¿cómo se sostienen los partidos si ya han gastado en las campañas sus prerrogativas económicas? Quien apunte hacia la narcopolítica encontrará algunas respuestas.

El hecho es que, sin duda, el gran derrotado es el PRI y el peñismo. Casi puede hablarse de una goleada por anotaciones en propia puerta. Todas las facturas pendientes de pago se las cobraron a peña nieto en la jornada sobre todo en entidades que representaban mucho –por cuanto a su capacidad económica- y pudieron mantener poco. La nueva composición de la Cámara de Diputados, sin duda, será una de las cuestiones más difíciles porque se retorna al escenario de una mayoría opositora encendida, por convenenciera y siguiendo los embates de una ciudadanía harta de parodias, y al consiguiente bloqueo de las iniciativas que partan de Los Pinos. Una situación que ya vivieron los panistas durante doce años y ahora se repite en gran medida ante los vacíos de poder prevalecientes. El señor peña debe irse ya porque su presencia en la Primera Magistratura es signo de ingobernabilidad.

Los incidentes fueron los consabidos: se entrecruzan las acusaciones sobre la compra-venta de sufragios, en no pocos casos corroborada como en Guerrero y el Distrito Federal –en las entidades controladas por el PRI como Campeche y Colima, las viejas prácticas marcaron las diferencias-, la tardanza en abrir casillas en puntos claves, la tendencia a anular los sufragios por rechazo a la partidocracia, el abstencionismo que no coincide con las estadísticas oficiales, la tendencia a llenar las urnas en donde no existían representantes de otros partidos –en cada región dominada por distintos institutos-, las amenazas soterradas contra la población para inhibirla y el descaro con el cual actuaron las dirigencias señalándose unas a otros los vicios que cada una de ellas cometió en sus áreas de mayor influencia, denotan, por principio de cuentas, cuán lejos estamos de la democracia en un México rebosante de manipuladores y mentirosos.

Imagínense hasta donde llega la confusión tomando como muestra una entidad, la lacerada Michoacán, confluencia de bandas delincuenciales y cárteles. El presidente peña, una semana antes de las elecciones, se presentó a unos cuantos kilómetros de donde el 22 de mayo se dio una matanza en Tanhuato, para inaugurar una empresa de “Sukarne”, cuyo accionista principal es el ex alcalde de Culiacán, Jesús Vizcarra, quien fue derrotado por MALOVA –Mario López Valdés-, en la guerra por la gubernatura hace cinco años. Los dos se entrecruzaron denuncias por sus supuestos nexos con los narcos que nacen y crecen por allí, y cada uno certificó después los asertos del otro. ¿O es normal hacer viajar a peña a una fábrica dentro del triángulo del horror para hablar, desde allí, que él observa “mejoras” en la entidad a ocho días de la matazón de Ecuandureo?

En el mismo escenario, el ex mandatario, felipe calderón, apoyando a sus mujeres, “La Cocoíta”, su fracasada hermana –la amargura debe llegarle a la garganta-, y si consorte, Margarita Zavala, desatada en sus ambiciones personales, se dio el lujo de culpar al PRI y al PRD por haber recibido “protección” y estar prestos a darles seguridad a los narcos abundantes en la zona. Luisa María, la hermana, debe ser considerada como una heroína por atravesar el cerco de los cárteles en una campaña casi suicida… a quien nadie le tomó importancia.

Lo curioso del caso es que quien puede andar “como Pedro por su casa” –el refrán viene de la lejana época de Pedro Romero de Terreros, el agiotista fundador del Monte de Piedad, quien tenía tantos dominios en la región minera de San Miguel Regla, tantas casas como mujeres a quienes tomaba a placer, u podía entrar en ellos sin siquiera sacar alguna llave-, es precisamente calderón quien combatió “tan duro” a los narcos en su sexenio que ninguno se preocupa por fraguar una vendetta como las que atormentan, por ejemplo, a los llamados “autodefensas” que acabaron siendo perseguidos por el gobierno. Antológico.

Quienes votaron, creyendo ser responsables por ello, como ocurre cada tres, seis años, deben sentirse decepcionados del curso de los acontecimientos como el empate técnico en Querétaro y las rebatiñas en Guerrero, Distrito Federal y Michoacán, en donde las advertencias fueron severas para los votantes, al igual que en la sitiada Tamaulipas en donde debe iniciarse ya un juicio severísimo contra el mandatario Egidio Torre Cantú cuyo cinismo llega al extremo de haber abandonado la memoria de su hermano con tal de sumarse al escuadrón de los villanos.

En todo el país llovieron las irregularidades, los desaseos y el fraude generalizado inadmisibles. Lo sabíamos, pero nos pasamos discutiendo si era legítimo el voto nulo o abstenerse para no caer en los juegos del sistema que se burla, una y otra vez, de nosotros. Y volvimos a tropezar con la misma cuerda, muy a pesar de que el PRI haya bajado sus bonos para dar cace a un escenario mucho peor: el de la confrontación de los poderes Ejecutivo y Legislativo con evidencia de ingobernabilidad inocultables. ¿Es esto lo que pretendíamos los mexicanos?

Luego de la jornada de ayer es más legítimo nuestro reclamo a favor de celebrar un referéndum sobre si es o no legítimo, en cuanto al apoyo de las mayorías, la continuidad del mandato de peña, un hombre enfermo con lagunas que evidencian la ausencia de irrigación cerebral. A lo mejor para él, la jornada de ayer es un periódico en donde se habla de algunas tropelías como otros más. Ningún cotidiano, ni los bien maiceados, está de plácemes; algunos como Multimedios han hecho sus propios berrinches al quedarse con la ilusión de dominar en algunas regiones importantes, como Nuevo León, con una candidata surgida de la farándula televisiva. ¡Hasta dónde se ha llegado! Pese a ello, cobrarán los medios comprometidos por su alianza o maridaje con el gobierno de la República que no tuvo una idea mejor que incorporar –por veinte mil dólares, bien cualquiera otro hubiese cobrado mucho más pero finalmente a los “indígenas” se les abusa-, a Rigoberta Menchú, la mayor mercenaria del Premio Nobel que obtuvo en 1992, hace casi un cuarto de siglo; ¡bien vivido, por cierto!

Atrás quedan los intentos de nuevos partidos por obtener sus registros, pese al apoyo de las sectas protestantes, y las advertencias sobre la división de las izquierdas –en plural como advierte el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas-, que hace difícil pensar en una marcha hacia atrás para volver a presentar una sola cara con un candidato capaz de levantarla. Los golpes dados entre cada partido inmerso en este pleito, fueron de tal modo irreverentes y críticos, que nadie se explica cómo no pudieron descubrir, apenas hace tres años, tamañas atrocidades. Aun así, el PRD logró llenar la plaza del Zócalo pero sin retener el casi “carro completo” en algunas demarcaciones defeñas de enorme importancia. Sólo el PRI se quedó a la zaga.

Todos pecaron y se llevaron sorpresas por la pulverización de los votos, los vaivenes extraños de los electores poco informados –esto es, superficialidades que debieran ser intolerables-, marcados además por viejas reglas favorecedoras de la partidocracia y sin otra convicción salvo la de evitarse así, votando o anulando su voluntad cívica, algún tipo de represalias. Sólo falta que los narcos también tengan un padrón para asaltar a los ausentes o a los votantes de causas sin su bendición. ¿Nadie se percató de ello?

Retrocedimos, una vez más, otro poco o mucho, como sean sus apreciaciones. Nadie puede decir que avanzamos en este 2015 con el país dividido por mafias y dominios políticos enfrentados unos a otros, también a causa de la impudicia del presidente y su gabinete; y del órgano electoral manchado por la presencia del racista Córdova que se desfondó en tan solo una elección. Parece imposible que salga del atolladero con elementos como éste encabezándolo.

En fin, una vez más, salvo alguna excepción notable, perdimos los mexicanos.

Debate

Por supuesto, las elecciones de ayer, en cuanto a la elección de la Cámara de Diputados federal –las convocatorias locales se manejan en sus distintos órganos comiciales-, estuvieron sucias de origen con un árbitro execrable.

Ya lo dijimos líneas arriba, ¿qué equipo aceptaría ser arbitrado por un racista descarado que, además, desprecie al público y se diga inocente porque fue aturdido por las bocinas de los voceros de los dueños de la cancha? Si responden a esta pregunta, con seriedad, podrán concluir conmigo que los votos confluirán hacia un campo minado, sin posibilidades de remontar ni de nobleza alguna en el accionar. Toda credibilidad en el INE quedó perdida y aun así hubo quienes sufragaron creyendo que hacerlo era la única vía responsable para alcanzar un cambio.

¿Y algo se modificó porque el PRI fuera relegado en buena parte de los distritos federales? Sí, un mayor grado de ingobernabilidad, vuelvo a repetir, paralelo al terrible retroceso que anunciamos desde hace varios días cuando recibí una catarata de desacuerdos, la mayor parte respetuosos debo decirlo, sobe mi postura en pro de la abstención ante la suciedad manifiesta del proceso. Ayer, por desgracia, se confirmó cuanto expusimos. Y seguirán tomando vuelo los farsantes.
Urge ya nuestro REFERÉNDUM para invocar la salida de peña y con ello comenzar el cauce definitivo hacia un escenario menos contaminado.

La Anécdota

A quien debe someterse, cuando menos, a un análisis mental es a felipillo calderón; y no estaría de más que se auxiliara igualmente a la golpeada Margarita, su esposa todavía por su acendrado catolicismo –sólo por eso porque la pareja dejó de serlo antes de abandonar la residencia oficial-.
Sendos panistas están como cabras. El primero se siente popular y hasta querido; de ser así, el examen debería ser global para los mexicanos olvidadizos que creen haber sido agraciados por un sexenio en el cual no hubo desequilibrios económicos… porque NO los rigió el gobierno sino el Fondo Monetario Internacional.

Y luego acusa al PRI y al PRD sobre las sospechas que penden sobre él, su tolerancia hacia la llamada Confederación de Sinaloa y esquirlas bien distribuidas por el país. ¡Se siente tan orgulloso de ello, cargando la responsabilidad por los cien mil cadáveres legados!