25 septiembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola: Marea Demagógica

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Marea Demagógica
  • Amparos Urgentes
  • Y Napoleón Decía

Por Rafael Loret de Mola

Ni siquiera en cuestión de tabuladores para fijar las nóminas de los funcionarios públicos son acertados quienes las aprueban en el Congreso luego de la debida cotización de la Secretaría de Hacienda. No surgen como maná del cielo sino existe una larga cadena que entreteje lo peor de nuestro llamado “sistema político” para corromper, con sueldos exagerados e insostenibles, a quienes pretenden alcanzar cierta autonomía respecto a la casa presidencial en donde, en realidad, los abusos se vuelven realidades de acuerdo a las necesidades políticas de su huésped perentorio. Por eso hay tanto quienes, como este columnista, insisten en señalar la necesidad de una digna salida, de una vez, para el actual titular del Ejecutivo federal. Ni un paso atrás.

¿Tiene sentido, por ejemplo, que el presidente de la Suprema Corte de Justicia cobre dos millones y medio de pesos más, al año, que el llamado “primer mandatario” quien inicia las propuestas para integrar no sólo al pleno de la Corte sino igualmente a la millonaria Judicatura? La pretensión de cohecho también debería ser motivo de indagatoria por las implicaciones profundas contra la sociedad mexicana en estado de indefensión, perdido el concepto sobre la soberanía popular como tanto hemos reiterado para lograr que así se les grabe a los encargados de seguir estas líneas para presentarlas a sus superiores. No vaya a ser que convoquemos a una revolución… aunque lo sea modificar, a fondo, el modelo político y socioeconómico que nos asfixia.

Con sueldos similares, inferiores en cien mil pesos nada más respecto al salario presidencial, se sitúan los respectivos presidentes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y del Instituto Nacional Electoral –ya sin la “efe” de federal en una eclosión de imaginación sin paralelo-, con cuatro millones ciento noventa mil pesos cada año; el señor peña nieto obtiene cuatro millones doscientos noventa mil pesos, en números cerrados, en el mismo periodo y el Ministro Presidente se embolsa el botín mayor: seis millones setecientos sesenta mil pesos. No comprendo qué es cuanto hace la diferencia si, se supone, que el titular del Ejecutivo es beneficiario, además, de un seguro, muy jugoso, por alto riesgo esto es en el desempeño de sus funciones y considerando la crispación general aunada a la violencia incontenible.

¿Cuál es la guía entonces para señalar los estipendios de los altos funcionarios, incluyendo algunos miembros del gabinete especialistas en el juego de las pirinolas? En un año electoral como éste, pero igual sucede cada doce meses aunque no haya procesos comiciales, es bueno tener contento y cercano al “autónomo” presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, quien todavía no afronta su primera prueba de fuego con el país crispado y la violencia amenazando en las entidades en las que habrá renovación de gobernadores –Guerrero entre ellas-, ayuntamientos, congresos locales, delegados y asambleístas en la ciudad de México y, en todo el país, de diputados federales. Desde luego, saborea sus peculiares ingresos a más no poder sin necesidad de exhibir sus regalos navideños tales como, por decir, algún “Porsche amarillo”, símbolo de la ingente corrupción apadrinada por peña nieto.

Por cierto, Alejandro Murat Hinojosa –hijo de Pepe Murat Casab, el impune ex gobernador de Oaxaca capaz de transformar el escenario de Lomas Taurinas y fingir un auto-atentado grotesco sin ser siquiera objeto de indagatoria alguna-, es jefe del infeliz Heliodoro Carlos Díaz Escárraga, coordinador de la región sur del INFONAVIT y padre del dueño del célebre automóvil deportivo, al mismo tiempo que aspira… a gobernar Guerrero, la misma entidad de la cual su padre salió con las manos sucias y se encuentra ahora en la mira mundial por cuanto a los graves acontecimientos en Iguala. ¿Es ésta la manera de cerrar el círculo de la vergüenza? Para el señor peña parece que sí; total, Alejandrito es parte de sus muy cercanos amigos desde sus tiempos de gobernador, bien acomodadito por su progenitor.

Mientras, crece sin límites el nepotismo –antes repudiado semánticamente y en ocasiones freno para algunos herederos por fortuna-, lo mismo en el PRD –basta señalar el caso de Michoacán y los cuatro Cárdenas-, que en el PAN –González Morfín, Hinojosa, Yunes, y otros apellidos de viejos militantes y nuevos cooptados siguen sonando fuerte-, y el PRI en donde, por ejemplo, emilito gamboa patrón –citado onece veces en las declaraciones de los niños abusados sexualmente en Cancún-, se dispone a colocar a sus hijitos Pablito, con una candidatura, y Emilio a buen resguardo en cuanto a sus turbios manejos como accionista, en su rol de empresario, del grupo KYNA constructor de condominios a lo largo del atenaceado Yucatán del que se enriqueció la impresentable Ivonne Ortega Pacheco, ahora secretaria general del PRI con todo y su embarazo redituable y el parto de las hipocresías. Maravillosa corrupción, maravillosa, cantaría Raphael.

Y claro, a la vista de las urnas, se extiende la marea creciente de la demagogia, cada vez mayor a los tsunamis asiáticos que riegan con cadáveres los litorales. El señor peña nieto, en plan de rey mago, anunció el su mensaje de año nuevo que bajarían los precios de la luz, como consecuencia de la reforma hacendaria, y de la gasolina, por efecto de la energética. Y señaló a 2014 como el año del punto de partida para el nuevo y generoso México del mañana. Nosotros recordaremos este periodo oscuro como el de la sangre, la brutalidad del ejército y las corporaciones policíacas que nos legaron un duelo nacional, no para todos sino con las excepciones de la familia de Los Pinos y sus estrechos colaboradores, punteando el secretario de Hacienda, quienes supieron aprovechar de lo lindo sus relaciones con el grupo HIGA, cuyo presidente es Juan Armando Hinojosa –tercera vez que nos salta este apellido en este espacio-, con un representante de lujo en la empresa española OHL, dirigida, nada menos, por José Andrés de Oteyza secretario de Patrimonio y Fomento Industrial durante el sexenio “boyante” de josé lópez portillo.

Así que bajará el precio de la luz porque funciona la reforma hacendaria. ¿Y ello tiene alguna relación? Ninguna. La recaudación está en crisis porque veintidós entidades del país están bajo el dominio de los narco-economistas que regatean sus pagos a la hacienda pública. Y si el consumo eléctrico puede reducir un mínimo de sus tarifas es porque se ha eliminado a buena parte de la planta de trabajadores a quienes no se les ha escuchado tildándolos de revoltosos y mafiosos por las tropelías anteriores de su sindicato.

¿Y en cuanto a las gasolinas? Por favor, la maniobra fue tan burda que el rostro, en su mejor perfil para evitar mostrar el desencajamiento general de la faz, de enrique peña nieto no pudo evitar un pestañeo mentiroso luego de haber autorizado el alza, el primer día de enero, para después dar marcha atrás, cancelándola, y poder así elevar la demagogia al más alto nivel institucional. Te quito y te doy como me da la gana, pareció expresar el mandatario en plena subasta de votos –para julio-, y por la recuperación de su propio perfil, por los suelos desde mucho antes de septiembre último. ¿Bastó con ello para que cesara la indignación popular?¿Recuperó terreno?

Quien así piense debe considerar a los mexicanos una parvada de ingenuos, por no decir otra cosa por respeto a los lectores, quienes son capaces de dejarse robar con una sonrisa en los labios.

Ingresos de lujo para los altos funcionarios en un país cien veces saqueado bajo la fuerza de la negligencia judicial. Y, mientras cobran sus estipendios, el precio de la mezcla mexicana de crudo desciende a los límites de los cuarenta dólares por barril –ya no será la principal fuente de ingresos-, y el peso baja y baja obligándonos a recordar la debacle de los tiempos delamadridianos luego de los cuales se inventó la falacia de los “nuevos pesos” para hacernos creer que algo valían. ¿Cómo vamos a tener privilegios si la baja del petróleo es una alerta generalizada y la divisa mexicana no es sino una pelotita de tenis que va y viene de cada lado de la cancha mientras se va deteriorando sin remedio?

Señor peña: ya no creemos en la demagogia; no creemos en usted; no creemos en nuestro futuro guiado por sus manos negligentes, incapaces, ensangrentadas. ¿Así o más claro?

DEBATE

Es triste que el presidente de México deba rendir informes a su homólogo de la Casa Blanca acompañado de todo su gabinete listo a aprovechar el viaje para ampliar sus compras de estos tiempos en los que los aguinaldos suelen premiar a quienes no se han cansado de hacer negocios, turbios todos ellos, a la sombra del poder. Investiguen a cualquiera de los miembros del gabinete, a quien quieran, y encontrarán los hilos sucios de la corrupción más feroz en muchos años. Toda ficción ha sido superada por la realidad.

Pero es aún más triste que nadie se preocupe por proteger a quienes, muchas veces a riesgo de sus vidas, difunden hechos dolorosos y son perseguidos, secuestrados y asesinados por ello, lo mismo en Nayarit que en Veracruz, el Estado de México, Tamaulipas, Guerrero y casi todo el país. ¿No es éste motivo para exigir la protección jurídica contra los actos del poder público para denostar, descalificar y ultrajar a los periodistas? Una suerte de Amparo contra los predadores denunciados, con hechos y apuntes irrefutables, quienes luego se lavan las manos con el mayor cinismo imaginable. A eso les han enseñado las mafias enseñoreadas del poder político. ¿Nombres? Comencemos con los priístas coordinadores de bancadas, patrón y Beltrones, sigamos con el icono de la izquierda, Andrés Manuel, y desemboquemos con el gobernador panista de Puebla, Rafael Moreno Valle, más bien “vale” porque todo así le parece si le sumamos el coloquial “madres”.

Ninguno tiene excusa; y cada uno avergüenza. La partidocracia no puede continuar por estos derroteros inmundos.

LA ANÉCDOTA

Solía Napoleón Bonaparte, supuesto anticristo honrado con una tumba espectacular en el antiguo Hospital de los Inválidos en París, dar una fórmula para conservar el poder:

1.- A los ambiciosos, dadles dinero y serán tus aliados mientras los mantengas.

2.- A los adversarios políticos, dadles cargos públicos y te serán fieles aunque discutan.

3.- A los intelectuales honestos, dadles honores y se sentirán con la obligación de devolver los favores con elegías suntuosas.

¡Rompamos ya este estigma enfermo que permanece dentro de la clase política mexicana!