28 noviembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Parodia y Democracia

Rafael Loret de Mola - Parodia y Democracia

*Parodia y Democracia
*Suena voz Ciudadana
*Panismo Restringido

Por Rafael Loret de Mola

Rafael Loret de Mola - Parodia y DemocraciaAparecieron los votos en el primer distrito de Aguascalientes, la entidad salvadora de las complicidades mayúsculas. No olvidemos la manera en la cual fue “apoyado” y financiado el alcohólico priísta Carlos Lozano de la Torre por su predecesor, el panista corrupto y represor Luis Armando Reynoso Femat, asido al PAN a pesar de los intentos de expulsión definitiva por parte de la dirigencia de este partido, como muestra indiscutible de que para la clase política la única moral prevaleciente es la cuesta personal; lo de servir a la ciudadanía ya es cantaleta caduca.

Así las cosas, contra la lógica elemental, el Partido del Trabajo obtuvo los sufragios necesarios, bastante más a los tres mil ciento quince requeridos, para volver a etiquetarse dentro del Instituto Nacional Electoral, donde reinan las consignas y el racismo a manos de Lorenzo Córdova Vianello –quien fue invitado a la FIL de Guadalajara acaso por ser autor de la más reciente versión del libro de la ignominia-, con una nada deleznable partida de doscientos ochenta millones de pesos –bastante menos que las utilidades de Soriana, los almacenes de la complicidad cuyos ingresos anuales rebasan los cien mil millones de pesos gracias a la buena propaganda de las “despensas” destinadas a defraudar la voluntad política de los mexicanos-, pero suficientes para armar el circo de la izquierda dejándose llegar por el PRD o la MORENA de López Obrador de acuerdo a sus propias perspectivas de retener el registro y las curules y escaños, uno de los cuales, por cierto, pertenece al execrable manuel bartlett, su antiguo coordinador en el Senado, quien ya cabalga sobre MORENA. “Dime con quién andas…”

Un buen negocio aunque no tan exitoso como el de los “verdes” quienes convirtieron una empresa familiar en uno de los partidos más sucios y convenencieros del mundo. Por ello es increíble que el INE, una sola vez siquiera, actúe con dignidad democrática y reitre el registro a un partido exhibido por las maniobras indecentes –desde desvíos de votos y dineros-, que llevaron a acusar penalmente a Arturo Escobar y Vega, un sujeto que ha cursado como legislador como comparsa y vocero de su partido, cuya designación efímera como subsecretario de Gobernación puso sobre la mesa los costos de las alianzas soterradas que reclama el priísmo oficioso para respirar con tres o cuatro puntos porcentuales más. La salida de Escobar no es una persecución sino una necesidad para el sistema: son tantos los ultrajes que uno de esta naturaleza podría significar costos mayores a las pretensiones de continuismo del partido ahora en el poder y al que tanto defiende el fenómeno de la naturaleza –cuarenta y cinco años de caravanas y no se le ha doblado la columna-, Manlio Fabio Beltrones Rivera, con todo y disfraz de beisbolista para exhibirse como un deportista envidiable a sus sesenta y tres años de edad. Lo dicho: un espécimen extraño, cuando menos.

En la misma línea se antoja la protección que se ha brindado a los miembros destacados de Acción Nacional pese a sus tremendos errores. No se ha procedido contra los ex presidentes fox y calderón, aun cuando el primero decidió alejarse por peñista y con el propósito de hacer fortuna a la sombra de éste con el mayor descaro imaginable –no dudo que la señora de las muchas faldas esté detrás de ello-, sino al contrario: al primero se le ignora pero no se le reprocha nada en voz alta; y al segundo se le ha permitido ocupar una posición de enorme influencia dentro de la militancia mientras el presidente del partido, Ricardo Anaya Cortés, en lugar de cortar por lo sano –y con Lozano, el poblano, también-, con el calderonismo pernicioso lo ha tolerado a costa de su propio liderazgo; quizá no le hacen caso porque lo ven polluelo pero, en cualquier momento, explota y derrama la lava sobre quienes han hecho del blanquiazul su guarida y trinchera.

Es el caso, por ejemplo, del ex gobernador de Sonora, el deplorable Guillermo Padrés Elías, cuya cleptomanía se extendió a sus colaboradores a quienes convirtió en cómplices ingenuos –hubo quien guardó en la nevera fajos de miles de pesos hasta sumar millones, siempre al servicio del ex mandatario cuyo peculado es evidente-, al tiempo de proceder a robarle hasta el agua a los campesinos colindantes con sus heredades en donde hasta una presa construyó para beneficio propio y asombro de quienes creyeron en él.

Suele ocurrir que quienes NO están preparados para gobernar cuando les llega la hora se vuelven locos al igual que aquellos, mesiánicos, digamos carlos salinas, cuya medicina para equilibrarse mentalmente –como arguyó el legendario Fernando Gutiérrez Barrios-, es el ejercicio del poder; y cuando no lo tienen o no pueden ejercerlo se vuelven, literalmente, presas de la enajenación mental más severa. Lo mismo sucede con sus grandes antagonistas.

Y de allí surgen las confusiones sobre los acuerdos soterrados que posibilitan el continuismo de Estado; de hecho, ninguna de las dos alternancias en el Ejecutivo Federal, la de 2000 y la de doce años después, ha modificado un ápice las tradiciones, más bien los vicios, del sistema político; por el contrario, éstos se han acrecentado con la fusión del presidencialismo autoritario y la partidocracia negociadora. Lo repito, otra vez, porque este es el origen actual de todos los males políticos endémicos en un país, perdón por decirlo, de conformistas y convenencieros, los primeros son quienes bajan las cabezas y consideran imposible luchar por otra perspectiva y los segundos aquellos que logran acomodarse dentro de las columnas del templo de la corrupción. Sobran los timoratos y los panegiristas tuertos.

De momento, Padrés está en el ojo del huracán. Si bien merece la guillotina política por su desastrosa gestión no ha sido, pese a todo, el peor de los gobernadores de Sonora –sus antecesores Eduardo Bours Castelo y Manlio Fabio Beltrones pueden llevarle ventaja y no son los únicos-, si bien su negligencia criminal, respecto a las indagatorias sobre el execrable crimen perpetrado en la Guardería ABC de Hermosillo –en donde aún el corazón se estruja ante las imágenes de los cuarenta y nueve bebés cremados y de los cien más con secuelas de por vida-, en donde quienes participaron en la concesión, administración y posterior incendio de un almacén propio para guardar tractores y no niños, debieran ser llevados a juicio. La primera, Margarita Zavala de Calderón, la pretensa precandidata a la Presidencia, por el PAN naturalmente, quien como su consorte, “jelipe” por ella llamado, logró dar un salto extremo en las encuestas manipuladoras para situarse con el 35 por ciento de las preferencias reconocidas en el ejercicio compartiendo lugar con el icono de la mitad de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador. ¿Hasta dónde vamos a permitir que el juego del inframundo continúe?

Por cierto, los mismos sondeos de Mitowsky, con Roy Campos a la cabeza, insisten en que el 68 por ciento de los perredistas “verían bien” que su partido se sumara a Andrés Manuel de cara a los comicios de 2018. Al respecto, Jesús Ortega Martínez, quien no cesa de crear corrientes y frentes dentro del PRD, fue tajante cuando me dijo que ya no era posible revertir lo que López Obrador había roto:

–No se puede hablar con él salvo si aceptas, a rajatabla, sus descalificaciones, ofensas e imposiciones. Quienes están ahora en el PRD forman parte de la izquierda que NO quiere las autocracias: ¿cómo encajaría Andrés con ello?

Dicho por él puede parecer exagerado; pero la misma opinión la he escuchado hasta de los simpatizantes incondicionales del propio López Obrador quienes no entienden las razones por las cuales anda con tan perversas compañías, muy acreditadas en el arte de reprimir, como si de verdad las necesitara para extender convocatorias y militancias.
La contaminación es total; por ello cabe concluir que la estrategia del peñismo va bien: negocia con los descalabros de los opositores y los divide para vencer siguiendo la norma maquiavélica. ¿Le alcanzará con ello al “chino” miguel ángel osorio chong, señor de Bucareli en la actualidad y el mejor posicionado del PRI en la carrera presidencial? Sólo si los mexicanos asumimos, como condición vertebral de nuestro ser político, el masoquismo.

Debate

Existen buenas nuevas, sin duda. Comienza la clase política a hacerle caso, poco a poco, a la ciudadanía cuando ésta actúa con firmeza y no se deja mangonear por los presuntos represores con escudos y macanas. Lo hemos visto en las manifestaciones recientes –con los padres de los chicos de Ayotzinapa que son espejos de muchos otros que pasan por la misma agonía-, y ahora también en la consulta sobre el pretendido “corredor cultural” destinado a instalarse en la Avenida Chapultepec del Distrito Federal y ya concesionado a una empresa de origen chino ávida de introducirse al mercado mexicano en barata.

Los vecinos, ante la inviabilidad del proyecto –que pretendía arrogarse na propiedad pública para hacer negocio-, derrotaron a los oficialistas casi al dos por uno. Catorce mil contra siete mil fueron los sufragios y el proyecto se detuvo… pero con la intención de que cobre nuevo impulso con derramas extraordinarias para los diseñadores; lo mismo que ya sucedió con los planos –de museo- de Norman Foster y Fernando Romero, el yerno de Carlos Slim Helú, sobre el aeropuerto de la ciudad de México, equiparable por la tardanza en su construcción, al Templo de la Sagrada Familia en Barcelona.

¿Y ahora qué? ¿Castigarán a la zona dejándola al aire pos la “indisciplina” de sus habitantes? Posiblemente; tal, aseguran, es una prerrogativa del supremo gobierno que se encapricha –por las ganancias subterráneas-, con sus planes ya avalados gracias a la repartición de las inefables comisiones. Una cosa buena, la reacción de la ciudadanía; otra muy mala, la mala leche de las autoridades del Distrito Federal y la negligencia del jefe de gobierno, Miguel Mancera Espinosa quien, cuando fue procurador capitalino, llegó a recomendar a quien había sido secuestrado, uno de tantos, al presentar su denuncia:

–Doctor, mejor déjelo así. Quítese de problemas.

Las complicidades, señor, las complicidades.

La Anécdota

El panismo no fue capaz de revisar la historia de México durante doce años en el poder y contra la versión priísta que postula lo mismo a héroes que a los asesinos de éstos, algunos de ellos en reposo eterno dentro de los pilares del Monumento a la Revolución.

Tampoco ha sido capaz de indagar, en serio, y menos cuando tuvo el poder para hacerlo, sobre los crímenes cometidos contra sus iconos, entre ellos el “Maquío” Clouthier –cuyo hijo sueña con una candidatura independiente-, y José Ángel Conchello Dávila, quien mejor conocía los protocolos para la explotación del Hoyo de la Dona, una de las reservas petroleras mayores del planeta y ahora regulada por los Estados Unidos estando en mar territorial mexicano.

Y, finalmente, no se atreve a proceder contra sus ex gobernadores corruptos como Luis Armando Reynoso, de Aguascalientes, y el ladrón de siete suelas, Guillermo Padrés Elías.
¿Es peor el PAN que el PRI?