domingo , agosto 18 2019
Home / Columnas / Guardia Nacional y… / Gobernadores Silbados

Guardia Nacional y… / Gobernadores Silbados

  • Guardia Nacional y…
  • Gobernadores Silbados.

Por Rafael Loret de Mola

Reformar al gusto del presidente; así lo expresa él mismo cuando interpuso nuevas iniciativas para adecuar el modelo de la flamante Guardia Nacional a los fines y criterios del propio mandatario y extendiendo el debate entre los legisladores, tanto federales como locales en cada uno de los treinta y un estados federales y la Ciudad de México en donde los seguidores de MORENA no tienen dificultad alguna para proceder a favor del Ejecutivo federal dada su excesiva representatividad al estilo del viejo mayoriteo priista con una salvedad: la legitimidad con la cual llegaron con el refrendo indiscutible de las urnas.

No debiera existir poder superior a la soberanía popular ni es válido argüir que en obsequio a las soberanía de cada entidad de la República pueden los congresos locales determinar un cauce distinto al de la legislación superior que emana de la Carta Magna; ninguna constitución regional es superior a ésta y, por ende, debieran los estados aceptar que forman autonomías, y no soberanías, para comenzar a poner el orden en materia republicana. Bien me decía mi maestro Ignacio Burgoa Orihuela que no habría mayor reforma al documento supremo que cumplir con cuanto ordena siempre y cuando se llamara a las cosas por su nombre. ¡Cuánta razón tenía!

Una muestra, en el Nuevo León de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, los nuevos diputados aprobaron su rechazo al aborto en cualquiera de sus modalidades incluyendo el terapéutico y el derivado de una violación, circunstancia aberrante que destruye la vida de mujeres, adolescentes –y hasta niñas-, sujetas al flagelo de la dominación machista inaceptable y, además, criminal porque asesinan el espíritu y el futuro de sus víctimas. No es sólo un pecado de acuerdo a los mandamientos de los católicos sino un delito de lesa humanidad por sus consecuencias.

De allí la urgencia para determinar los nuevos escenarios comunitarios, con la familia en el centro de los mismos. Premiar a los violadores con el privilegio de un hijo de quien no se ocuparán equivale al brutal desdén de los radicales, los nazis, por ejemplo, respecto a otras razas y otros pueblos. Y esto, sencillamente, debe superarse; no cabe, además, en los propósitos de una Cuarta Transformación cuyas nociones de justicia se quedan a la mitad: exhibir los crímenes de Estado, los del pasado, sin perseguir y encarcelar, en su caso, a los delincuentes. No es así como se entiende una justa compensación social a los agravios cometidos por los infames; la coerción es el parapeto, además, para evitar nuevos atropellos y la reincidencia brutal de los peores.

Regresar al medioevo, como en Nuevo León –allí donde anda un “Bronco” mochador de manos y habilidoso para ganarse al presidente contra quien compitió-, sería convertir a la pretensa Cuarta Transformación en una parodia sin límite en pleno siglo XXI.

La Anécdota

A los gobernadores les cansó ser escarnio de las multitudes que rodean al presidente, incluso los de la misma filiación partidista que éste. El primero en reaccionar, con dureza, fue el de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, priista, quien detuvo su discurso en varias ocasiones ante los abucheos armados en su contra. Luego, el de Chihuahua, Javier Corral Jurado, panista, exigió parar esta torpe modalidad provocadora.

El presidente ya ofreció que esto cesará lo cual, visto con miradas inquisitivas como las de casi todos los días, pudiera significar que no ha sido ajeno a estas manifestaciones rijosas. Mal habría hecho si así fue aunque no lo creemos; más bien debe enfocar el combate a la corrupción con los que delincuentes más cercanos a él dentro de una larga lista de ex zedillistas y ex delamadridistas. Y no dejar de iniciar causas procesales contra los ex mandatarios señalados como criminales y con denuncias por resolver, el mayor de ellos el veracruzano Miguel Ángel Yunes, pero también la ex de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, los Moreira de Coahuila, los Murat de Oaxaca, los mexiquenses Montiel y Ávila –además de peña nieto-, el morelense Graco Ramírez y los tamaulipecos a quienes todavía no se persigue como Egidio Torre Cantú y Miguel Cavazos Lerma. 
¡Hay muchos clavos para formar barreta!

Check Also

El Preguntón – ¿AMLO está empeñado en acabar con la ciencia y la educación de México?

Por Christian González Murillo En los casi 50 años de la existencia del Consejo Nacional …

Verdades, comentarios y algo más…

Por Raúl González Nova Piden la revocación de mandato de Luis Maya Doro, alcalde de …

Deja un comentario