22 septiembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Gobierno Perdido

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Gobierno Perdido
  • Refugios Sólidos
  • Poderes Ausentes

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-Gobierno-PerdidoEn los últimos meses no se ha dado decisión oficial alguna que sirva para atemperar el clima de rencor, hastío y repulsión entre la ciudadanía contra un gobierno frívolo, insensible y brutalmente negligente y torpe. El éxito se ha concentrado en las bienvenidas a inversores, de fuera y dentro, sea en el sector turismo –el grupo Vidanta, en apariencia mexicano, dispuesto a derramar 18 mil millones de pesos- o en la industria automotriz –la Good Year lista a establecer una planta en San Luis Potosí con una aportación de 550 millones de dólares-. Tales noticias, y algunas más, tienen muy contentos a los operadores de Los Pinos mientras la crisis financiera y el mundo se nos vienen encima.

Mientras, la semana anterior, las revistas rosas se dieron vuelo con las exclusivas de la boda de los célebres personajes, Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas, verde –por filiación, no se nos vaya a mal interpretar- y precandidato presidencial, y la gustosa Anahí (Giovana Puente Portilla), en medio de unas mujeres chamulas quienes les esperaban en las escaleras del atrio en la catedral de San Cristóbal de las Casas, allí donde igualmente se montó el primer diálogo entre el neozapatismo, encabezado por el entonces “sub Marcos”, con acentos bíblicos, y el comisionado salinista para la paz, el hoy enfermo y perredista, Manuel Camacho Solís. Alguna vez le pregunté a éste si durante su singular hospedaje jamás le había visto el rostro al jefe visible del EZLN y me aseguró, un poco sorprendido por la preguna y titubeante, que él tenía toda su atención en el sistema de comunicaciones directo con Los Pinos en donde sólo contestaba el presidente carlos salinas de gortari. Luego me hablaría de los rifles de palo de los sublevados sin explicarme, por elemental lógica, cómo le hicieron para mantener a raya a los “experimentados” miembros del ejército: algunos de éstos, según versión directa, temblaban, literalmente.

Quizá por esta razón, a los once días de desatarse el conflicto y con los mandos castrenses rebasados e impotentes, salinas declaró unilateralmente el cese al fuego que los neozapatistas aceptaron creyendo que, con ello, podrían sentarse a negociar mejores condiciones sociales; y en este sitio permanecen desde hace ya veintiún años sin una sola jugada exitosa en el ajedrez geopolítico. Por todo ello me extrañó que Manuelito, el novio mariachi –los charros se indignaron cuando le coloqué en este nivel porque, dijeron, para serlo se necesita bastante más gallardía-, no llamara al hoy “Galeano” si bien algún día se impondrá el sobrenombre de “bartlett” para honrar al déspota que sabe mucho de petróleo –Miguel Alemán Valdés sabía más y a nadie se le hubiera ocurrido convertirlo en icono de una deformada izquierda-, para que le hiciera valla con charreteras y rifles, al más puro estilo de la revolución cinematográfica, en una evocación de los cadetes de Viena dispuestos a festejar, en serio, a las quinceañeras ricas y algunos matrimonios de elevada estatura social. ¡Y los chiapanecos tuvieron que atestiguar semejante bodrio!

Al mismo tiempo, pasan las semanas y los días y nadie es capaz en las esferas gubernamentales de intentar abrir otro camino para resolver los crímenes, sin cuerpos, de los cuarenta y tres normalistas “desaparecidos” de Ayotzinapa, un pueblecillo que se colocó en el mapa mundial a causa de la ignominia y sin la menor corona de éxito. México suma vergüenzas –Tlatlaya, Apatzingán y muchas otras matanzas poco conocidas pero registradas por los mandos castrenses con alevosía extrema-, y no llama la atención por sus avances. De allí que las “buenas noticias” de las que habla peña no rebasen las salas de juntas de las empresas protegidas y beneficiadas por una fiscalización casi simbólica mientras se carga la mano a los causantes cautivos quienes no estamos listos para recibir una nueva cascada de impuestos por obra y gracia de la ausencia de liquidez de un erario pésimamente administrado.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, para quien ya debiera buscarse sustituto sin conexiones con la mafia financiera hispana –acaso la de mayor hipocresía en el globo terráqueo-, asegura que estamos blindados con doscientos setenta mil millones de dólares para hacer frente a un posible saqueo de capitales, como en 1982, o a una mayor depreciación del peso. La misma perspectiva de la cual no salimos desde la sucesión del populismo a favor de la tecnocracia neoliberalista que alcanzó su cúspide durante los períodos de salinas y, sobre todo, ernesto zedillo, el gran simulador a quien nadie señala lo suficiente como mafioso, a diferencia de su predecesor inmediato, porque ha sabido introducir aliados lo mismo en el PAN que en el PRD y hasta MORENA. Quien se veía como el más gris de los mandatarios resultó una fiera en materia de controles derivados de sus complicidades de elevados decibeles en diversos renglones del gobierno de Washington y la Organización de las Naciones Unidas.

Entre semejantes tiburones de asfalto, el señor peña nieto sólo es una marioneta. Lo sabíamos desde su arranque pero considerábamos que, al colocarse sobre el pecho la banda tricolor, sería capaz de poner en su lugar, o lo intentaría para reforzar su figura, a los mafiosos que lo presionaran, siguiendo las antiguas costumbres de los cambios sexenales. Nos equivocamos rotundamente porque el mexiquense, a sabiendas de su descontrol del país y de la cada vez mayor intromisión de los mandos castrenses en las decisiones políticas –así fue, cuando menos, en Michoacán, Guerrero y Tamaulipas además de la atenazada Chiapas envuelta en la más ramplona demagogia-, y de fuerza pública.

Si con calderón asumimos que era un reo en Los Pinos con licencia de impunidad hasta el fin de sus días –si lo permitimos ahora que hay amnésicos dispuestos a proclamarlo como un ejemplo a seguir porque “sólo” murieron cien mil mexicanos a causa de su guerra visceral e inútil-, por haber sido tolerante para no obstaculizar sino aligerar las rutas del narcotráfico hacia los Estados Unidos en donde los cargamentos se esfuman como si hubieran entrado al mundo paralelo atravesando un clóset como en las Crónicas de Narnia. Dicho sea sin dobles interpretaciones o con ellas. Lo mismo da en todo caso.

Sí, las crisis se nos viene encima y los sectores públicos tratan de aguantar la arribazón para que no “contamine” los comicios de junio 7 en donde se ha llegado a lo más bajo en cuestión de postulantes y ofertas partidistas. Démosle algún premio a quienes sean capaces de transmitir cuál es la ideología de dos de los nuevos partidos, PES –Encuentro Social- y el Humanista, rimbombantes en cuanto a su capacidad de conseguir el registro ante el INE sin el menor apremio –a diferencia de la MORENA de López Obrador-, un verdadero enigma sólo explicable por la potencialidad de la chistera del mago de las manipulaciones que se encuentra, claro, en el órgano rector de los comicios.

Pero, claro, Lorenzo Córdova Vianello, cortado a la medida de la época, no dirá jamás más palabras que los solemnes salmos políticos institucionales: “aseguramos que todo saldrá aunque los de 2015 sean los comicios más complejos de la historia”. ¿Y por qué lo son?, cabría preguntarle. Y entonces no se atreverían a hablar de la descomposición político que prohijó los dramas recurrentes en, cuando menos, veintidós entidades del país, las dos terceras partes. No es poca cosa. Y peor si el interlocutor es Córdova Vianello, tan risueño a diferencia de sus antecesores en el cargo que parecían tener caras de palo a flor de declaraciones ambiguas y hasta sombrías. ¿Ya nos olvidamos de Woldenberg y Ugalde? Nos dicen que ahora tienen “prestigio”. El primero porque se dejó la esposa en manos de zedillo y el segundo por confeso ante las presiones recibidas en 2006 para favorecer a calderón desde los aposentos románticos de los fox –los “zorros” traducidos al castellano-, y las cúpulas empresariales inalcanzables. Bastaría con ello para iniciar indagatorias… pero aquí no pasa nada.

Quizá por ello, el iluso luis videgaray caso –quien ya no tiene oportunidad para montarse una boda como la de Velasco y sus botones de plata en medio de la miseria de su entidad, porque ya está casado-, insiste en que los indicadores son favorables aunque se evidencie lo contrario ante la caída en los precios del petróleo, el vaivén negativo del peso, la fuga de capitales y la ausencia de confianza en el sesenta por ciento de los empresarios; los otros cuarenta también repelen a peña pero son más políticos creemos, dentro de la perspectiva fatal del rechazo del ochenta y cinco por ciento de los mexicanos. ¿No es suficiente para que el mandatario en funciones rectifique y demuestre que ya no puede continuar a causa de su seria enfermedad física y también política?

Debate

No puede dilapidarse más tiempo. Si el PRI, de acuerdo a las encuestas, conserva el 30 por ciento de intenciones de voto –lo que me parece masoquista en extremo-, ello significa que más de la mitad de los priístas también están en desacuerdo con peña y sus amigos. ¿No es bastante?

Y siguiendo el mismo orden de ideas, en Sonora, en donde el mandatario en funciones –quien fue beneficiario del drama de los niños de la guardería ABC de Hermosillo, y ausente de pudor político terminó construyéndose su presa particular a costa de quitarle el agua a los campesinos-, el panista Guillermo Padrés Elías, acaso uno de los peores que ha padecido la entidad, se dio el lujo de presionar al Sistema de Administración Tributario para que le condonaran impuestos por setecientos ocho millones de pesos. Y se extendió el privilegio, curiosidades nada más, al candidato panista a sucederlo, Javier Gándara Magaña. Una dupla feliz que se burla del electorado… mientras la priísta Claudia Pavlovich Arellano –hija de Alicia Arellano Tapia, una de las dos mujeres que fueron elevadas al Senado de la República-, contrata aviones de empresas que luego se deslindan, cobardemente. ¡Mejor para mí no tener que votar allí!

Entre la complicidad fraterna y el nepotismo abusivo, los sonorenses aún no saben quiénes son los verdaderos responsables de los crímenes de la guardería el 5 de junio de 2009. Me causó horror y un profundo dolor, hijo de la impotencia, contemplar el vergonzoso almacén en donde la familia de Margarita Zavala, sí la misma que aspira a dirigir a los panistas, logró concesiones por parte de otro asesino negligente, el panista Juan Molinar Horcasitas entonces director del Seguro Social. ¿Alguno de ellos ha ido a la cárcel? Ni siquiera el ex gobernador Eduardo Bours Castelo, dueño de Bachoco, la de los huevos, empresa a la que deberíamos boicotear si bien buscando ubicación para sus trabajadores, ha sido llamado a cuentas. Todo se terminó con el burdo arreglo político que se pretende continúe en una suerte de negligencia pública extrema, esto es votando por más de lo mismo.

La Anécdota

Y algo similar debe decirse de Guerrero en donde, atrapados por las mafias, la clase política creo vacíos de poder al designar a un sustituto, David Cienfuegos Salgado, para luego preparar el retorno de Rogelio Ortega Martínez, mientras los diputados siguen hablando de lo bien que les iba con el criminal ángel aguirre rivero quien hizo de sus licencias parapetos para no ser alcanzado por el rencor general ni, mucho menos, por las instituciones venales.

¿Por qué no se ordenó, desde el principio, la desaparición de poderes en la entidad antes de que la crisis se llevara toda autoridad moral en quienes aparecen como miembros de una clase política arrumbada e inútil? La respuesta es sencilla: porque peña nieto tuvo un miedo feroz a ser perseguido por las mafias. ¿Y los guerrerenses de bien se quedarán con los brazos cruzados ante tal exhibición de escarnio e impudicia?