28 julio, 2021

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Golpeteos Incesantes

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Golpeteos Incesantes
  • Prepotencia Inaudita
  • ¡A Romper las Reglas!

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-Golpeteos-IncesantesHace dos años, un cotidiano del norte del país, con derivaciones en la capital en donde exhibe, sin el mayor pudor, su sesgo político, insistió en el linchamiento de Humberto Moreira Valdés, ex gobernador de una Coahuila crucificada por el nepotismo y ex presidente –por nueve meses claves- del PRI nacional, luego de conocerse lo injustificable: el endeudamiento de esta entidad por veintiocho mil ciento ochenta y cuatro millones 500 mil pesos y, sobre todo, la nulidad de los decretos promulgados, en la parte oscura del Congreso local, por un Ejecutivo que no conoció de límites. Vaya, hasta creó un museo de “los gobernadores” para dejar un armario como su ropero personal, incluyendo su chamarra de campaña. Vanidades vemos, intenciones no sabemos.

Una de las notas conocidas tiene que ver con el “descubrimiento” de tres mansiones de lujo en San Antonio, Texas, donde suelen “lavar” su dinero sucio los narcotraficantes –sobre todo en el Dominium Club en el que aparecen una larga lista de mexicanos como dueños del fraccionamiento exclusivo-, por parte del empresario radiodifusor, Raúl González Treviño, quien desde hace años cuenta con capital suficiente propio… si bien su hijo, Raúl González Treviño, fue detenido recientemente en los Estados Unidos por posesión de drogas. También en aquel país –se dice- el gobierno intenta “incautar” las onerosas residencias del padre, como siempre procede con el menor pretexto lo que eleva los riesgos para los inversionistas quienes creen asegurar sus fortunas del “otro lado” sin medir el punto en donde se colocan la “soga al cuello”.

Es muy posible que los movimientos inmobiliarios de González Treviño fueran consecuencia de operativos amafiados aprovechando el aval de Moreira; de ser así, ¿quién podría garantizar que los dineros utilizados por Rubén, el hermano mayor ahora en el desempeño del Ejecutivo coahuilense, durante su campaña y ahora mismo, NO tengan la misa procedencia ilícita? Máxime cuando se menciona, una y otra vez, que tales capitales, los de la deuda ilegal contraída sin el consentimiento de los diputados cobardes -¡ay de aquel que osara repelarle a los Moreira en aquel entonces!-, fueron a parar a la contienda presidencial para beneficio de los operadores de enrique peña nieto; en esta circunstancia, no se olvide que quien fue dirigente de este partido en Coahuila, hasta su lanzamiento como candidato a la gubernatura, fue Rubén, el único verdadero beneficiario político, hasta el momento, de tantas “travesuras”. Es lógico, entonces, que la propaganda contra Humberto –acaso financiada por su propio fraterno a quien éste acusó por el asesinato de su hijo, José Eduardo Moreira Rodríguez, el 3 de octubre de 2012-, fuese un sostenido linchamiento político.

Es difícil la defensa de los Moreira en tales condiciones aun a sabiendas de que Humberto cayó en el garlito familiar y tal fue aprovechado, de lo lindo –el nepotismo, se entiende-, por felipe calderón para destazarlo políticamente. ¿O fue mera coincidencia que la violencia se desatara en Saltillo, con tiroteos por todos los rumbos de esta entrañable ciudad, el mismo día en el que Humberto tomó posesión de la presidencia del PRI, el 4 de marzo de 2011? ¿Y que luego se dieran los incendios, intencionados, que arrasaron cuatrocientas mil hectáreas desde la Sierra de Arteaga hasta el norte de la entidad cuando lo normal, por el estío, era una pérdida anual de tres o cuatro mil hectáreas? De esto, desde luego, nadie se encarga de investigar. ¿Tiene más temor peña nieto a que calderón le recrimine la ausencia de impunidad a que lo haga Humberto respecto al verdadero destino de los fondos de la deuda?

Por lo pronto, el ex gobernador vive a salto de mata, perseguido en los Estados Unidos, y viaja con frecuencia hacia La Haya sin que sepamos, en concreto, cómo han prosperado sus denuncias contra calderón -¿y acaso peña nieto?-, en el tribunal internacional con sede en la capital de Holanda. Y Rubén se sonríe de más cuando el presidente “de todos los mexicanos” viaja a Saltillo para inaugurar una planta de la Chrysler y se deja, coloquialmente, agarrar la pierna por el concesionario de ésta, Sergio Marchionne, y por el propio gobernador en gestos, ambos, de evidente complicidad como recogen decenas de fotografías.

¿Sólo Coahuila está endeudada o el cotidiano en cuestión es el único que no ha alcanzado “arreglo” con el gobernador de la entidad en donde todos se preguntan por qué se instrumentó una verdadera parodia para la falsa aprehensión de Javier Villarreal Hernández, el ex tesorero quien llegó a la procuraduría estatal sólo para permanecer dos horas allí sin supuesta causa que perseguir? El ex funcionario fue avisado por su abogado que tenía “todo preparado”, le dio hora exacta para su “entrega”, gracias a la corrupción del sistema judicial, y le aseguró que no habría motivo para preocupación alguna; el aludido llegó con su mejor traje –cortado seguramente por un sastre de altos vuelos-, sonrió ante la prensa y salió por una puerta trasera burlándose de la justicia. Ahora alegan que “se le busca” sin éxito… cuando muchos le ven, con frecuencia, pasearse impunemente por las calles de Saltillo.

En línea semejante, se sabe, en la vecina Monterrey, un célebre personaje acude con frecuencia al conocido restaurante de cabrito, “El Gran Pastor” –por cierto próximo al Casino Royale en donde murieron cincuenta y tres personas como consecuencia de una explosión filmada desde sus preparativos lo que hizo fincar responsabilidades al alcalde panista Fernando Larrizábal Bretón y a su antecesor, Adalberto Madero Quiroga, también del PAN aunque expulsado del mismo a posterior, aprehendido el 9 de octubre de 2011 e internado en la prisión de Apodaca. ¿Sólo eso por una pira de cadáveres?-.

Allá, en el restaurante citado, los sicarios llegan diez minutos antes, recogen los teléfonos celulares y “solicitan” a la clientela permanecer en sus mesas “hasta nueva orden”. Luego de ese lapso, arriba allí un conocido narcotraficante con algunas bellezas que no pasan desapercibidas –con inclusión, a veces, de figuras de la pantalla-, come a llenar y, al retirarse, da la gracias a sus ocasionales vecinos de comedor y les extiende las gracias. Diez minutos más tarde, los “matones” a su servicio devuelven a cada quien su respectivo celular… con la cuenta debidamente pagada incluyendo las propinas. Y las quejas se tornan en sonrisas, a veces delirantes.

¿Dónde están los elementos de las tantas corporaciones con poder de fuego? ¿Para qué sirven las supuestas “agencias de inteligencia” para las cuales se solicita más y más presupuesto sin dar resultados? Es obvio que se persigue a quienes se quiere y se protege y tolera a cuantos tienen nexos inconfesables con algunos elementos de la cúpula del poder; de otro modo, claro, sería imposible sostener tan aguda negligencia.

¡Ah! No quiero olvidarme. El periódico citado, que sataniza a quienes quiere y olvida a cuantos les conviene, debe su misteriosa edificación, casi faraónica, en la ciudad de México, a la “donación” de terrenos, el propio y los aledaños, a quien fungía como “regente de la ciudad de México” a la hora de su incorporación a la oferta metropolitana con una decena de escritores y diaristas vendiendo ejemplares en las calles, despreciando así a los voceadores que exigieron los mismos porcentajes habituales en los demás cotidianos de la capital. ¿Y quién fue este personaje nada misterioso? Nada menos que el extinto Manuel Camacho Solís, el salinista más destacado de su generación y separado de “la mafia” –como la nombra su nuevo icono-, cuando no alcanzó la candidatura a la Presidencia creyendo que sólo él era merecedor de la misma en 1994.

Durante buen tiempo, Camacho, marchó al lado de Andrés Manuel López Obrador, el miserable manuel bartlett –el mayor represor d izquierdistas de la historia moderna-, pablo salazar mendiguchía –el ex gobernador asesino de Chiapas-, y no dudamos en una pronta incorporación a estas filas de la otrora odiada Elba Esther Gordillo Morales, apenas salga de prisión, vindicada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que fustigó a su “cacicazgo” durante un cuarto de siglo y ahora lo reclama para alguno de sus dirigentes, entre ellos Juan José Ortega Madrigal, de Michoacán; Gonzalo Juárez, de Guerrero, Rubén Núñez, de Oaxaca, o cualquiera otro.

Por lo pronto, Andrés Manuel ya los saluda, a los de la CNTE, como parte de sus inminentes pilares en la búsqueda de la consolidación de MORENA. ¡Qué nación y qué modelo tan democrático!
Debate

¿En qué se parecen el rey abdicado de los zánganos Borbones de España, Juan Carlos, el ex residente carlos salinas y López Obrador? Con frecuencia hago esta pregunta –la hice ante un muy nutrido auditorio en la FIL de Monterrey hace apenas unos días-, y son pocos quienes conocen la respuesta aun cuando está en mi obra “Destapes”, publicada en 2004. Sencillo: los tres mataron en su infancia; el monarca sin testa coronada a su hermano Alfonso en Estoril; carlitos a una servidora doméstica en 1955; y Andrés Manuel a su hermano José Ramón en Tabasco; el primero y el último, de manera imprudencial; el segundo, quien llegó a ser presidente de este país, por jugar a los “indios” y vaqueros con su servidora doméstica, Manuela, de tan sólo catorce años de edad.

En la misma línea, ¿en qué coinciden los obcecados dirigentes de la CNTE –Juan José Ortega, Rubén Núñez, Gonzalo Juárez, etcétera- y el acaudalado Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca y Elektra y colocado como cuarta fortuna nacional en la lista del especializado semanario Forbes? Fácil: en su obcecación; los primeros, por su insistencia de tomar el Zócalo, bloquear carreteras de peaje, pasos fronterizos y vialidades urbanas estratégicas; el segundo, por negarse a cumplir las órdenes de los Magistrados del poder Judicial sobre la obligación de conceder ¡media hora! a programas de difusión cultural como es obligación de ley. Para ellos el derecho no existe, como tampoco admiten que nadie pretenda ponerles límites. Tales para cuales.

(No se olvide la prepotencia con la que Salinas Pliego se “cobró a lo chino”, tomando con su policía privada las instalaciones del Canal 40, también en cuarentena legal por lo mismo, en el Cerro del Chiquihuite, en diciembre de 2002 con el aval de los Fox, ella y él naturalmente. ¿Alguna vez se hizo justicia contra este notable e intocable personaje?)

La Anécdota

Durante la FIL de Monterrey, hace dos años, los organizadores me expresaron que podía extenderme, más de la hora convenida, porque la mía era la última presentación del día y había gran expectación. Lo hice, pero luego de escucharme, al parecer, se arrepintieron y arrebataron el micrófono a un joven estudiante del TEC que me había pedido hacerme dos preguntas y ya había formulado la segunda. Cuando solicité que quería escuchar la segunda interrogante, no tuvieron más remedio que devolverle el protagonismo. Y no pude evitar que se escuchara un comentario mío:

–¡Me encanta romper las reglas…!

Acaso fue el aplauso más sincero y cálido de cuantos escuché. ¿No debiera ser esto una alerta para los tuertos miembros de la clase política actual?