27 septiembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola: Meteorito Político

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Meteorito Político
  • Reformas peñistas
  • Los Comisionistas

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-Meteorito-PolIticoSon pocos quienes creen en las propuestas de los partidos políticos, en bancarrota de confianza pública, y en los candidatos que suelen invertir en sus campañas bastante más de cuanto “recuperarán” en salarios y otros menjurjes durante sus respectivas gestiones, sea como alcaldes o miembros del Legislativo sin soslayar que las inversiones non santas llegan a los más altos niveles, el de los ejecutivos –federal y estatales-, rehenes de los contubernios más sucios y contrarios a los intereses generales. Enriquecerse a la sombra del poder en una nación saqueada y depauperada debiera ser, porque lo es, un crimen de lesa humanidad.

Cuando apareció en las listas de los grandes multimillonarios del planeta –reunidos por el semanario Forbes, cuyas tendencias políticas sirven a los grandes intocables de Washington-, el célebre “capo” Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, ahora recluido en el penal del Altiplano, en Almoloya de Juárez –esto se sostiene oficialmente-, crecieron mis sospechas acerca de las razones por las cuales en la secuencia de nombres jamás ha aparecido un ex presidente de la República a sabiendas de los múltiples negocios realizados desde la cúpula del poder y sin indagatoria alguna sobre los procedimientos para lograr su enriquecimiento bastante explicable. Ni uno solo está libre de sospecha, ni siquiera josé lópez portillo quien clamó, en Roma, por su inocencia aduciendo que vivía a expensas “de la generosidad de sus amigos”, léase del profesor Carlos Hank González, patriarca de una familia blindada por la política y estructurada a golpes de inversiones ramificadas desde las empresas paraestatales.

Ni carlos salinas, ni ernesto zedillo, ni luis echeverría sin dejar de contar a los fox y a los calderón –los panistas suelen cogobernar con sus consortes-, dieron el menor ejemplo de honorabilidad en sus respectivos periodos; al contrario, muy a pesar de las cortinas de humo, poco a poco fueron develándose las multimillonarias posesiones de cada uno de estos pilares de Los Pinos, cuyos bronces rodean la residencia oficial porque por fuera serían vituperados y arrancados de sus cimientos, como pruebas inescrutables de su amoralidad. A zedillo, por ejemplo, su sucesor, vicente el de las botas y hebillas señales de su egolatría sublimada, le acusó de haberse llevado hasta la ropa de cama de la mansión de Chapultepec por lo cual debió invertir en toallas valuadas en cuatrocientos pesos, con el emblema foxista en hilo dorado, para renovar el inventario. Pero, desde luego, el delito no fue denunciado como tenía el deber de hacerlo el nuevo mandatario quien debe cernirse a los ordenamientos constitucionales y no a ligerezas tan grandes como el de insistir en no caer en una “cacería de brujas”. Robos, por una parte, y patrañas por la otra.

Desde hace muchos años, insisto, ninguna “primera familia” ha salido con las manos limpias y cada una de ellas, en sentido contraria, ha debido entregar a alguno de sus miembros como una especie de cuota para asegurar la transición sin revolturas. Bueno, la derecha se las sabe arreglar mejor en este sentido: los fox no han sido indagados, ni los herederos de martita la de las muchas faldas, acerca de las múltiples inversiones realizadas por sus vástagos y por ellos mismos en el “templo” ominoso de San Cristóbal y una fundación arcaica que sirve sólo para mantener los estipendios oficiales a pesar de los enfrentamientos con calderón y la posterior alternancia que sólo llegó a elba esther gordillo morales, otrora intocable, en un intento por reforzar –a la manera de salinas con “La Quina”-, a una administración manchada por el uso indebido de ingresos fuera de los estipulados por el órgano electoral.

Y no vamos a parar aquí. Insisto, el último de los líderes naturales que han surgido en el país, Andrés Manuel López Obrador, supo cómo mantenerse fuera… y dentro del presupuesto. Sin trabajo con ingresos conocidos –salvo las regalías de sus libros, bastante cortas por cierto-, no ha cesado de viajar por el país entero y cuando sufrió un infarto, en noviembre de 2013, fue atendido en el hospital con las más altas tarifas de la República: Médica Sur, el mismo en donde murió Fernando Gutiérrez Barrios en el 2000 en las vísperas de la discusión sobre el genocidio de Tlatelolco.

Algo más: de acuerdo a la versión del editor Ariel Rosales, de Random House Mondadori-Grijalbo –no pudo encontrar el luchador social una casa más mexicana y nacionalista cernido a los intereses estadounidenses e hispanos-, Andrés no podía cobrar sus regalías porque sencillamente carecía de Registro Federal de Causantes, lo que en sí representa un fraude contra la nación aun a sabiendas de que quienes administran las finanzas públicas no dan cuenta de cómo se canalizan los tributos generales; cuando menos no de manera precisa justificándose por la resistencia de los causantes, sobre todo menores, y manteniendo tratos preferenciales respecto a los grandes consorcios. ¿Cuánto pagará Carlos Slim en impuestos? Lo averiguaremos.

Para desgracia nuestra estas especies políticas sobreviven incluso a las caídas más ominosas.

¿Quién podría pensar que Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa de “jelipe”, tuviera los arrestos para insistir en obtener una candidatura “segura” –en los primeros sitios de las listas de plurinominales-, y luego lanzar su nombre para competir por la dirigencia nacional del PAN a sabiendas del desprestigio notorio de su marido –quien no la trató muy bien que digamos según varias evidencias-, y la consecuencia del mismo traducida en la huida de más de un millón de militantes oportunistas? Y, sin embargo, el PAN reincide: quiere las alianzas con el PRD porque su compromiso no está con las ideologías ni la democracia sino con las cuotas –o migajas- del poder.

¿Y el PRD, con su nueva y cuestionada dirigencia, cree poder remontar el desprestigio de haber lanzado a un centenar de narco-alcaldes, como los abarca de Iguala, en busca de posiciones “autónomas” ganadas a costa de sembrar el terror entre sus aplastados gobernados? Sí, sus “líderes” saben cómo hacerlo: ¡aliándose con el PAN, su antagonista histórico, no para servir a la comunidad sino para intentar sumar votos para evitar que MORENA avance o el PRI continúe? ¿No es ésta una decisión del electorado? Por supuesto, lo más sano sería asegurar las segundas vueltas para obligar a los postulantes a conquistar la mayoría absoluta. Todo lo demás es una vergonzosa comedia de medio pelo.

Por supuesto, en las actuales condiciones, votar por algún proyecto dentro del priísmo peñista es tanto como arrojar paletadas sobre las fosas clandestinas y leña a los hornos crematorios igualmente ocultos. Dicen que se votará por los candidatos y no por los partidos y de allí, entre otras, las posibilidades de Ivonne Álvarez García postulada ya por el PRI para intentar retener “la joya de la corona”, el gobierno de Nuevo León luego de una desastrosa actuación de Rodrigo Medina de la Cruz quien pasó la mayor parte de su tiempo gobernando desde San Antonio, Texas, cautivo de sus propios temores e incapaz de enfrentar a una realidad desquiciada.

Pero, la verdad, no lo creemos ante la marea de la desconfianza general. La tendencia mayor, en este momento de enormes decepciones, es a favor de la abstención o de nulificar los sufragios. Esto, desde luego, no lo aceptan quienes tienen simpatías muy definidas, sobre todo por López Obrador hay que decirlo, y estiman que sólo pueden cambiar las cosas con una participación ciudadana mayor al setenta por ciento de los enlistados en el Padrón.

Lo que sí puede adelantarse es que, de seguir así, la partidocracia debe entenderse como una especie en estado de extinción; a menos de que la sociedad pierda sus principales valores: el honor y la valentía.

Debate

Las reformas peñistas hacen agua y el presidente lo sabe; cuando menos sus cercanos colaboradores porque ya no sabemos, en realidad, quien lleva la batuta, esto es si los mandos militares o el petí comité de Los Pinos. Al no funcionar y ser marginadas –como sucedió con las nuevas normas educativas en Oaxaca en donde todo se concentró en el dinero amafiado-, han revertido contra los mismos autores de ellas. Díganme cómo le está yendo a luis videgaray caso, por ejemplo, dueño de una espléndida casona en Malinalco, antigua tierra de los guerreros águilas.

No se diga la referente a los energéticos cuando los precios del petróleo continúan su descenso imparable, ni la de Telecomunicaciones con réditos exclusivos para quienes controlaban ya el mercado masivo, desde Televisa y TV Azteca hasta Carlos Slim Helú; si el golpe era para ellos, francamente no sirvió para maldita la cosa. Al contrario: la fuerza adquirida por tales grupos es infinitamente mayor… aun cuando se diga que en 2015 y 2018 sus influencias mermarán. No parece que será así.

Y es que, claro, es imposible gobernar a una nación profundamente herida, cuyo duelo se extiende cada día aun cuando no tengan los actos de violencia la misma repercusión de los sucesos en Tlatlaya –cada vez más ruidoso- e Iguala y Cocula. Peor cuando el ejército, de plano, comienza a adelantar que no le será factible asegurar la realización de los comicios de julio en buena parte de Guerrero y Michoacán. ¿Tendrán en estas condiciones alguna legitimidad los supuestos vencedores aún con el aval del INE y de un gobierno sin prestigio?

No entienden. La caótica situación actual sólo podría comenzar a corregirse con una decisión histórica: una licencia definitiva de enrique peña nieto. No nos angustiemos por lo que vendrá después; hay salidas siempre sin que por ello pensemos que será para peor. Primero se sube un peldaño, después el otro. Y así, paso a paso, podremos hacer valer la soberanía popular.

La Anécdota

Cuando el PAN ha conquistado alguna delegación política en el Distrito Federal las cuentas han sido deplorables. Por ejemplo, en la Miguel Hidalgo, cuando estuvo al frente el diversificado Demetrio Sodi de la Tijera, las comisiones fluyeron por encanto. Sólo una muestra:

–Le aseguro –me cuenta un vecino del mencionado distrito-, que cuando cambiaron los excelentes mosaicos del camellón de la calle de Horacio y los sustituyeron con piezas falsas simuladoras de cantera, alguien o varios más bien se llevaron una tajada.
Otro personaje me aseguró:

–Si quiere ver dónde quedaron las viejas piezas… vaya por el estado de Hidalgo. ¿Sabe usted? Las regalaban a quienes las pedían y alguien de por allá aprovechó el tiradero.
Cuando se gobierna así, las esperanzas se pierden.