27 septiembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Mirando al Futuro

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Mirando al Futuro
  • Ganará la Minoría
  • El Gran Termómetro

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-Mirando-al-FuturoViendo hacia el futuro puede creerse que México tiene ante sí dos caminos: la dependencia total bajo el flagelo de las rectorías de Norteamérica; o un cambio sustantivo del “sistema” con la fuerza de una juventud que no tolera la partidocracia, aborrece la corrupción y quieren el rescate de su patria. Así lo percibo cada que dialogo con los universitarios y me dan alientos. Les digo lo amargo de saber sobre la imposibilidad de ver una transformación real del país a corto plazo y más si nos gobiernan los continuistas a quienes sólo asustan los reclamos de la Casa Blanca y los posibles escándalos por sus riquezas mal habidas; pero los temporales pasan y los sinvergüenzas mantienen dominio, territorial y mental, sobre millones de mexicanos agazapados. Y esto me revienta por dentro.

A los jóvenes comento que mi generación y varias de cuantas vienen detrás han fracasado rotundamente; quizá el parteaguas de 1968 nos condujo a la derrota interior y al ostracismo que pende de la impotencia. Creo, sinceramente, en la postración de muchos de quienes fueron protagonistas de aquellos hechos, fueron encarcelados y saben la verdad sobre los crematorios militares ahora ocultos bajo las siete llaves de las mentiras castrenses. No pudieron, de verdad, continuar el camino y ahora, como este columnista, nos agobia el presente por el cual jamás apostamos. ¿Cayó la hegemonía del PRI? ¿Y para qué? De cualquier manera retornaron las mismas mafias luego de doce años de tremenda simulación con una derecha sin capacidad para gobernar y muy propensa a las amoralidades y a los desvaríos, egocéntricos y alcohólicos. Punto cero.

Me temo que ser optimista, en estos tiempos y como tanto hemos repetido, es caer en la demagogia más recalcitrante, la misma que se da cuando se considera ofensivo cuestionar al presidente porque –se alega- con ello se falta al respeto a la sagrada institución, esto es como si la suprema voluntad fuese la cúspide del poder contrariando la tesis democrática del gobierno de todos y para todos; por ello, claro, se confunden los términos mandatario –quien obedece- y mandante –aquel que ordena-, siendo la figura del segundo la acreditación toral de la soberanía popular.

En España, por ejemplo, se insiste en la supremacía de una monarquía sin más sustento que las ceremonias denominadas de representación; aun así, los Borbones –con sangre mexicana más bien como explicamos en “El Alma También Enferma”-, cobran al año bastante menos que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de México, el presidente de la República, el de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y, por supuesto, el diligente consejero presidente del Instituto Nacional Electoral. A Felipe VI le entregarán este año estipendios por 234 mil 204 euros –tres millones 900 mil pesos en promedio, variables de acuerdo al tipo de cambio- mientras el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, en México, se lleva más de siete millones de pesos en el mismo plazo aun cuando alegue que trabaja bastante más que la testa coronada. Allá, siquiera, el monarca se redujo el sueldo en más de cincuenta mil euros y aquí hasta el alcalde de la población más depauperada se fija honorarios muy por encima de la realidad.

Cuando menos, es interesante constatar que a los universitarios –salvo los herederos de grandes fortunas que pululan por los centros privados de educación o son enviados con los “muy ricos” a Harvard e instituciones similares en Estados Unidos e Inglaterra; ahora Madrid está de moda con todo y sus protestas callejeras que amenazan seriamente la estabilidad general-, no están educándose por alcanzar grandes estatus financieros ni mucho menos. Buscan otra cosa, de verdad: un país con menos desigualdades sociales porque entienden que sólo así será posible abatir los espectros de la violencia, la corrupción y el ostracismo.

Y lo anterior es lo que establece la diferencia con el presente en el cual, por desgracia, la pérdida sustantiva de los valores esenciales produce una parvada de políticos cuyos intereses están puesto en asegurar patrimonios, inmuebles sobre todo, para ellos y su larga descendencia hasta por tres generaciones lo menos. Son éstos quienes integran, como lo hemos comentado, la moderna aristocracia mexicana cada vez más inclinada por el nepotismo que fue terriblemente sancionado en la década de los ochenta cuando josé lópez portillo habló de su “orgullo”, José Ramón, su primogénito, tratando de colocarle muy cerca de quien ya sabía sería su sucesor; y lo mismo respecto a su amante de lujo, Rosa Luz Alegría, primera secretaria de Estado –lo fue de Turismo un feudo que, desde entonces, dominan las mujeres acaso por cuanto les gusta pasear; me refiero a cuantas tienen vida pública, lo especifico para evitar los duros calificativos tales como misógino-, quien ha optado por encerrarse, resguardándose de las cámaras, para ser recordada en su esplendor. Espejos de vanidades.

No es casualidad que los destinos de los hijos de los mandatarios, de distintas filiaciones partidistas, se entremezclen entre sí cual si se tratase de un reacomodo de la corte monárquica con sello de simulación clandestina. Poco faltó, por señalar un caso, para que fueran pareja Ernesto Zedillo Velasco y Ana Cristina Fox de la Concha, hija adoptiva de vicente y su primera mujer, Lilián, una mujer que cayó en desgracia atrapada por las secuelas del poder absoluto. Dos familias, una priísta y otra panista, vinculadas por el supremo cobijo de la impunidad; y lo mismo podría decirse cuando el hijo de raúl salinas, a quien los jueces tramposos le hicieron “justicia” olvidándose de sus afrentas a los mexicanos, y la hija de Paulina Castañón, esposa del segundo que había sido mujer de Alfredo Díaz Ordaz, hijo de gustavo, quienes vivieron bajo el mismo techo cuando sus respectivos progenitores visitaban las crujías. Dos descendencias derivadas de sendas “primeras familias” aunque carecieran de títulos nobiliarios específicos.

Contra esta aristocracia debe lucharse. Es inadmisible que el hijo de marta sahagún, quien fue la directora del proyecto desconocido de su marido, el señor fox, ostente una candidatura por el PANAL de elba esther, el alma chocarrera de Tepepan, apoyado por los verdes destructores de los circos -¡vaya aportación civilizada en contra de quienes alguna vez soñamos con llevar a nuestros nietos a esas carpas mágicas!-, y ¡el PRI! Con ello, claro, se cierra la línea de la traición en el cual los señores fox cayeron por propia voluntad luego de dejarnos a los periodistas disidentes en su “círculo rojo”.

Y por allí surge la candidatura del nefasto Zeferino Torreblanca, identificado con el PRD durante su gestión deficitaria como gobernador, a la alcaldía de Acapulco… apoyado ¡por el PAN! Una proeza digna de una antología de lo absurdo, que se agrega a las otras citadas ya en esta columna. Cero ideologías, cien ambiciones. El descaro no tiene igual salvo por las inclinaciones de los jerarcas de todos los partidos por impulsar a sus hijitos, Juniors de cepa, para que transiten con comodidad entre las tremendas maledicencias de los críticos a quienes, claro, desearían desaparecer como los tantos periodistas perseguidos, torturados y muertos a quienes, además, ni siquiera se les reconoce su profesión con tal de no ampliar indagatorias en la PGR. ¡Estamos en la mira y allí seguiremos mientras algunos mercenarios le hacen el juego a la satrapía sin detenerse a pensar cuanta sangre se ha derramado sobre sus manos!

Desde luego, las dirigencias partidistas niegan culpa alguna en sus discípulos. El decepcionante Carlos Navarrete Ruiz, a la cabeza del desfondado PRD, ha llegado a decir, sobre el rastro terrible de Ayotzinapa y no pocas alcaldías de Guerrero y Michoacán contaminadas por elementos amafiados pertenecientes a este instituto, que ¡están libres de polvo y paja! Además, por tanto, aduce no tener temor a indagatoria alguna sobre los políticos corruptos. De hecho, parece integrado ya a la aristocracia, antónimo de la democracia postulada por la antigua izquierda, como premio a su deleznable actuación cuya desembocadura puede ser el desastre, sobre todo en el Distrito Federal en donde el PAN y el PRI esperan beneficiarse de la ruptura frontal entre el PRD y la MORENA de Andrés Manuel, tan codiciada por personajes tan limpios como manuel bartlett, pablo salazar y otros chapuceros de órdago.

En fin, es esta aristocracia la que repelen los jóvenes universitarios en su mayoría, esto es quienes no son herederos de los acomodados ni visualizan el futuro como un paraíso para quienes acaparen fortunas. Les he visto a los ojos y percibo indignación y fuerza. Quizá no los vea realizar sus propósitos pero estoy cierto que, en unos años más, México recobrará el camino gracias a ellos. Lo que no pudimos hacer nosotros. Me muero de pena.

Debate

A México lo gobiernan las minorías. El señor peña nieto, por ejemplo, obtuvo la presidencia con el 38 por ciento de los sufragios emitidos y el aval de uno de cada cuatro empadronados considerando una abstención oficial del 30 por ciento. Su legitimidad deja mucho que desear, además, por cuanto se relaciona con el ilícito reparto de despensas y monederos electrónicos, un asunto que trata el INE a dos años y medio de los comicios de 2012, esto es con los hechos consumados. ¿Y si la gravedad fuera tanto para desconocer –una hipótesis utópica-, al mandatario tramposo? No habría lugar a sanciones terminales sino a meros regaños de pasadita.

De hecho, el abstencionismo compitió con los líderes de la justa comicial de 2012, enrique peña impulsado por Soriana y Monez, y Andrés Manuel quien se levantó de sus cenizas modificando tonos y discursos si bien acabó infartado a finales de 2013 y rodeado de la antigua mafia salinista y delamadridiana. Es, por tanto, un factor a tomarse en cuenta de cara a las elecciones de junio venidero.

Es curioso que, entre los auditorios juveniles con los que he dialogado a últimas fechas, sólo entre el 30 y el 40 por ciento de los asistentes asuma que desea acudir a las urnas pero, entre ellos, sólo unos cuantos –dos o tres entre cada cien-, tienen definidos sus votos; los demás tienden más hacia la anulación de sus boletas porque están convencidos que ni en el PRI, ni bajo López Obrador, muchos menos el PAN, obtendrán sus propósitos renovadores. ¿Quién los convence de lo contrario?

La Anécdota

Se tenía como regla infalible el hecho de que si durante las jornadas electorales había una masiva afluencia ello significaba una derrota segura del partido en el poder y viceversa. Me temo que las cosas han cambiado:

–En junio se verá: son muy pocos quienes van a ir a votar y entre éstos me parecen más los que optarán por anular sus papeletas.

Y algo de esto saben los maestros universitarios que le toman el pulso no sólo a sus escolapios sino a la sociedad hastiada.