20 octubre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Tribunal Especial

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Tribunal Especial
  • Cuidado con Paros
  • Apareció Humanista

Por Rafael Loret de Mola

Rafael-Loret-de-Mola-Tribunal-EspecialCon el furor de las elecciones del próximo domingo, a unos días de que los partidos y aspirantes callen –duelen los oídos-, tengo una enorme colección de documentos, referentes y reportajes sobre los mandatarios que habrán de marcharse a sus casas -de donde espero sólo salgan para ir detrás de las rejas- y cuyo trato oficial, casi con seguridad, será el de los “intocables” que el pobre señor peña dijo no existían. Algunos, como el mandatario de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, trasladaron los negocios a su padre, Humberto Medina Ainslie, simulando pleitos caseros inexistentes, para poner distancia de sus propios negocios inmobiliarios. La mera acumulación de riquezas desorbitada ya es un signo de eso que llaman “enriquecimiento inexplicable” aunque sea muy sencillo entender el origen del mismo, sobre todo en el norte del país en donde los latifundios crecen sin medida y casi todos son propiedades de ex mandatarios que se exaltan a sí mismos.

También está el caso de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, quien no se irá aún sino hasta 2018, cuyo padre, Leonel Sandoval Figueroa fue presionado a renunciar, según alega a su invaluable sitio como Magistrado del Tribunal Superior de Justicia considerando el cargo que ocupa su hijo. El hombre se marchó tan enojando, despotricando contra su vástago, el mandatario, y creyéndose en libertad de compensarse comprando inmuebles a precios de oferta –por su calidad de progenitor más que nada-, a imitación del neoleonés de retirada sobre la jaca de Hidalgo en su año. Una verdadera oda a la corrupción.

Pero nos llegan iguales reportes de Sonora, en donde el panista Guillermo Padrés Eías, encabezó una gubernatura sin visión, amoral en cuanto a su desprecio a los agricultores y sus propósitos de extender sus heredades hasta con la construcción de una presa particular, y jamás encaminó jurídicamente el drama de los bebés, cuarenta y nueve nada menos, calcinados en la guardería ABC de Hermosillo, un verdadero monumento a la corrupción que confluye al genocidio de lo más preciado, nuestros niños –porque son de todos sin que parezca cursilería-, a quienes se les arrancó una parte del futuro de México. Lo peor es que la cínica Margarita Zavala Gómez del Campo pretende encaramarse en el PAN en busca de un liderazgo inexistente y de una candidatura presidencial, sin asomarse al balcón de lo que ella propició al gestionar la concesión a su parentela, entre ellas Altagracia Gómez del Campo quien no entiendo cómo puede dormir por las noches.

No olvido, desde luego, que el incendio fue iniciado en el predio contiguo a causa de la urgencia del priísta empresario y gobernador, Eduardo Bours Castelo –prueba fehaciente de que cuando se reúne el poder económico con el político el cóctel es mortífero-, por quemar papelería comprometedora. Ni por eso se inició contra este sujeto la indagatoria necesaria para asumir el nivel de su responsabilidad; fue parte del trato para propiciar la alternancia a favor del panista Padrés. Da asco hasta escribirlo. (Además hubo ciento seis bebés heridos, algunos de mucha gravedad y con secuelas para toda la vida. La infamia JAMÁS podrá olvidarse).

Me llegan igualmente expedientes larguísimos sobre abusos y actos de corrupción del priísta gobernador de San Luis Potosí, Fernando Toranzo Fernández, cuya actuación depositaria es la mejor carta a favor de la panista Sonia Mendoza Díaz quien aventaja a Juan Manuel Carreras López, del PRI, recomendado por el propio Toranzo sin apoyo del centro ni de su partido. Se ha estrellado con un muro de indiferencia tan alto como sus pretensiones.

En fin, y no se diga de los aspirantes a sucederlos, todos ellos exhibidos como ambicioso sin límites, listos a ganar con las plusvalías del poder invirtiendo en sus respectivas contiendas bastante más de cuanto obtendrán de ingresos durante su gestión como alcaldes o presidentes municipales. En estos casos el INE, perdido sin autoridad moral, no investiga ni sabe ni observa; endosa la responsabilidad a los institutos y consejos estatales para centrarse en cuanto significa la renovación de la Cámara de Diputados Federal si bien ni es del todo ajeno a los procesos regionales aunque lo vea de lejos. Tal duplicidad de funciones, bajo el sambenito de respetar las soberanías estatales, acaba por constituir una enorme cortina de humo.

Ya hemos dicho, por si faltara algún ingrediente, que la permanencia del racista Lorenzo Córdova Vianello, quien restó toda autoridad moral al Instituto Nacional Electoral del que es consejero presidente, inhibirá a quienes no pueden confiar en un árbitro abiertamente aristócrata y sin luces democráticas, quien se mofa sin el menor pudor de las etnias y su modo de expresarse… ¡al acudir a un foro para explicar que no habría discriminación alguna durante el proceso federal! Con gesto de burla, no de conmiseración, llamó a su secretario ejecutivo, en una llamada de carácter público entre dos funcionarios de elevado rango, para desfogar su racismo inequívoco.

A partir de entonces los demás consejeros y hasta los representantes de los partidos dieron más importancia al hecho de que el sujeto de marras fue “espiado” que a los asertos infamantes. Por primera vez, desde el inicio de estos tiroteos verbales grabados, se consideró que se intentaba desprestigiar al organismo por él encabezado, al filtrar sus conversaciones, insisto, públicas a menos de que tenga intimidad con sus colaboradores, cuando fue Córdova y sólo él quien se dio el lujo de burlarse del representante de varias etnias, entre ellas la Chichimeca, profundamente respetables porque son el núcleo vivo de esta nación a la que individuos como el tal “Lorenzo” infama beneficiándose de ella con altísimos sueldos para él y sus colaboradores: 125 millones de pesos.

Y todavía alega el sujeto que ya aprendió la lección y se monta un circo para saludar a unos “líderes indígenas”, traídos a ex professo, para simular cuanto no siente. Es totalmente vergonzoso y no debiera olvidársenos. En lo particular, y lo dijo sin amagues, no me atrevo a encontrar mi sufragio para que sea contabilizado por una institución que no valora a los mexicanos por igual; no sea que se me confunda con un glorioso otomí o un mágico maya y se anule mi voluntad política por órdenes de arriba. Ya lo he dicho: Córdova debe irse, debió hacerlo antes de esperar el desenlace electoral, y si se quedó es porque quienes le rodean tienen más seguridad con la permanencia del sujeto que si se es derribado del caballo de la impunidad.

Sólo nos falta que, como sucede en Monterrey, los jóvenes y adultos destruyan sus credenciales de electores y las arrojen a las puertas del INE en la ciudad de México. No sería más que la explicable reacción de un pueblo ofendido a la que no le basta una simple disculpa marginal para olvidar la afrenta, mucho mayor en un país en donde las desigualdades se acrecientan y las corruptelas van el alza mientras los precios del petróleo caen en picada.

En fin, nuestra propuesta es que se erija, en este mismo año, un Tribunal Federal Especializado en la Investigación y Seguimiento de las Fortunas de los Ex Funcionarios Públicos. Mantuve la costumbre de los largos nominativos pero podríamos resumirlo así: Tribunal para Funcionarios Públicos. Lo entenderíamos mejor, y los posibles acusados también. De esta manera, cuando menos, como en el caso del TEPJF, se especializarían las actuaciones judiciales para detener la oleada de corrupción que es la más alta de cuantas he atestiguado en mí ya larga y azarosa carrera.

No podemos seguir con los brazos cruzados ante el derroche de inmoralidades públicas. No hay entidad en donde las denuncias no se expresen, a veces con justeza y otra con rencor, por lo cual es indispensable la creación de un órgano judicial especializado en el tema para combatir la brutal corrupción que, con el peñismo, nos ha asfixiado.

Debate

Ahora resulta que los paros y marchas sufridas en semanas recientes, a decir del jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, tienen connotaciones políticas, sobre todo en la capital del país en donde la izquierda fraccionada habrá de decidir con cuál de las tantas siglas se queda.

Por principio de cuentas se señala al Movimiento Ciudadano y a MORENA –por aquello de los plantones poselectorales de 2006, esto es por la mala fama que se creó por entonces cuando hubiese podido llegarse a situaciones mucho más extremas ante el escandaloso fraude electoral y la usurpación descarada de calderón con el apoyo de la pareja ex presidencial, los fox, y de los empresarios cómplices-, como instigadores de los taxistas y otros grupos dispuestos a desquiciar la capital en horas coyunturales, muy cercanas a los comicios que parecen haber despertado a muchas conciencias que siguen planteándose cómo se menoscaba más los intereses del gobierno: si votando o absteniéndose con su derivado de votos nulos. Va ganando, hasta el momento, la segunda posibilidad.

Todo tiene contenido político pero en estas semanas recientes la demostración de los niveles de corrupción ha despejado las mentes y abierto la puerta de la indignación. Mucho cuidado, lo advertimos a tiempo, si la tendencia es a manipular la voluntad popular segregando, por ejemplo, a “Toro”, el del Llanero Solitario de los cómics norteamericanos que tanto leía el árbitro electoral impúdico y racista, Lorenzo Córdova. ¿O los votos de Los Pinos contarán el doble mientras los de las etnias sólo la mitad? Así parece dada la impunidad prestada al señor Córdova Vianello. Creo que será necesario sopesar si vale más la pena quedarse en casa viendo una película de mafiosos.

La Anécdota

A preguntas expresas de nuestros lectores, puedo informarles quiénes son los dirigentes de dos de los nuevos partidos en pugna: por el PES –Partido Encuentro Social-, aparece como presidente Hugo Erick Flores Cervantes, con buenas relaciones bilaterales; y por el Humanista, Javier Eduardo López Macías. Sobre sendos “líderes” existe muy poca información en Internet dada la novedad de sus encargos.

Por cierto, hace unos minutos me enteré que el Humanista lanzó candidato para el distrito XIII del Distrito Federal, en donde vivo. Se llama, nada menos, Sajidh Gandhi de la Cruz Villalba, una mezcolanza entre las culturas árabe y cristiana tan confusa como los lineamientos de su partido. Alega que su propuesta principal es “volver a salir a la calle sin miedo”. Es sencillo: distribuya metralletas entre los ciudadanos que sepan manejarlas con responsabilidad y con ellas contrarrestar a los jovencitos, mujeres y hombres, que con ese camuflaje de ser “ninis” atracan ahora a los transeúntes. Siempre la moda.