27 octubre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Los fantasmas burlones a cien años del nacimiento de Germán Valdés Tin Tan

Cartel de la película Abbott y Costello contra los fantasmas

Por Elizabeth Piña Hernández

La comedia y el terror son géneros aparentemente opuestos que sin embargo desde los inicios del cine siempre han tenido puntos de contacto, eso lo demostró Buñuel en Un perro Andaluz  (1928): lo extraño y o absurdo como factores de miedo y risa respectivamente tenían en común que eran fabricados con la materia del inconsciente. Además de Buñuel podemos rastrear el vínculo  en El moderno Sherlock Holmes (1924) de Buster Keaton donde en un sueño cual si su alma se desprendiera de su cuerpo entra a una película a resolver un misterio. Más tarde en el crepúsculo de las películas de terror de la Universal por el excesivo uso que hicieron la fórmula, que en un principio les dio enorme éxito, Bela Lugosi y Boris Karloff  eran ya caricaturas y ello dio la idea al estudio de reunirlos con los cómicos Bud Abbott y Lou Costello en Abbott y Costello contra los fantasmas (Barton, 1948).

Cartel de la película Abbott y Costello contra los fantasmas
Cartel de la película Abbott y Costello contra los fantasmas

Ésta última forma de abordar la mezcla de horror y comedia tuvo gran impacto en México en una época en los cómicos del cine mexicano todavía tenían una producción prolífica, y uno de ellos fue German Valdés “Tin Tan”, quien además de dar vida al estereotipo del pachuco en la pantalla grande siempre supo asimilar de forma inteligente las influencias del entonces Hollywood clásico, es por esa razón que el realiza uno de los primeros filmes que mezclan ambos géneros Dos fantasmas y una muchacha (González, 1958).

Manuel “El loco Valdés”, Ana Luis Pelufo y Germán Valdés “Tin Tan” en Dos Fantasmas y una muchacha.
Manuel “El loco Valdés”, Ana Luis Pelufo y Germán Valdés “Tin Tan” en Dos Fantasmas y una muchacha.

Unos años después reúne a otros dos grandes cómicos del cine mexicano Antonio Espino “Clavillazo” y Adalberto Martínez “Resortes” a una estrella Marga López  y a un director que ya había incursionado en el género de terror: Rafael Baledón (La maldición de la llorona (1963),  La loba (1965)) para realizar un ambicioso proyecto Los fantasmas burlones (1965), filme en el que al igual que en el proyecto anterior encarna junto con su hermano Manuel “El loco Valdés” a dos fantasmas que son invocados  e manera accidental por un par de magos charlatanes de feria  interpretados “Clavillazo” y “Resortes”. Una hábil reportera (Marga López) intenta probar que las hazañas de los magos (que logran gracias a los fantasmas) son engaños. Los fantasmas llevan a la mujer a su dimensión para probar su existencia y que los magos son inocentes.

Los-fantasmas-burlones--a-cien-años-del-nacimiento-de-Germán-Valdés-Tin-Tan-1

El filme muestra la habilidad de Baledón y de Tin Tan de asimilar los efectos propios del terror para proyectar el talento de “Tin Tan” y “el Loco” de modo que casi rozan el surrealismo como la escena caleidoscópica con la cual somos bombardeados por el rostro de Tin Tan, cercano a las coreografías de Busbye Berkeley o las teletransportaciones del Loco en el escenario, o el viaje por el mundo en la que Marga López acompaña al dúo. Por tanto estamos frente a filme original en el cual se agregan los gags propios de Clavillazo y los bailes de Resortes que incluyen una bella coreografía que nada pide (de nuevo) a las de Berkeley al usar unos coches voladores de feria como base.  Tin Tan en este filme (uno de los últimos donde aún le vemos brillar) demuestra su espíritu sediento de innovación que sella con su voz y delirio además  impondrá una pauta que seguirán  los filmes de otros cómicos que mezclarán el terror y la comedia, como los de Viruta y Capulina, la India María por mencionar sólo algunos.