14 junio, 2021

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

4 enfermedades le cuestan 80,000 mdp al IMSS cada año

La diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer de mama y de próstata son los padecimientos que  le cuestan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) más de 80,000 millones de pesos cada año en atención a los derechohabientes.

Dos de ellas (diabetes y cardiovasculares) son prevenibles, mientras que los dos tipos de cáncer pueden ser curables cuando se detectan en etapas tempranas.

Por ello el IMSS presentó el nuevo Modelo Preventivo de Enfermedades Crónicas, un programa piloto que busca una transición desde el modelo curativo, en el que la atención comienza con la primera molestia del paciente, al modelo preventivo, en el que la atención comienza con la primera oportunidad de contacto con el mismo.

La diabetes es la primera causa de muerte en México, en donde el 10% de la población vive con esta enfermedad y se producen 138 muertes al día como consecuencia. En el sistema IMSS, el 49% de los derechohabientes padece diabetes y el Instituto gasta en promedio 15,500 pesos al año en la atención de cada paciente, aunque se trata de un costo que varía dependiendo de la gravedad del caso.

Un paciente diabético sin complicaciones cuesta al IMSS 230 pesos al año, mientras que uno con complicaciones, como insuficiencia renal crónica cuesta 230,000 pesos al año.

El objetivo del nuevo modelo preventivo es incrementar 80% la identificación de pacientes con las cuatro principales enfermedades crónicas, bajar los costos unitarios por paciente en un 40% en el caso de diabetes; disminuir en 13% las pensiones por invalidez y en un 7% los subsidios por invalidez.

El modelo contempla la creación de convenios con el sector privado para que, a través de una herramienta en línea los pacientes puedan evaluar el nivel de riesgo de padecer una de estas enfermedades crónicas y en su caso, contar con un día libre por parte de la empresa para acudir a una Unidad de Medicina Familiar para iniciar su atención preventiva.

El director general del IMSS, Mikel Arriola, explicó que 80% del gasto en atención del IMSS se ejerce en hospitales de segundo y tercer nivel, a donde llegan los pacientes en estado crítico.

“Buscamos revertir la pirámide de inversión para que el 50% esté en las clínicas de primer nivel, de manera que estas enfermedades se contengan en las Unidades de Medicina Familiar”. (MSN)