Editorial: Grito de independencia o de desesperación

En este mes patrio todos celebramos la tan afamada “soberanía mexicana” pero hablando sinceramente quien se ha preocupado por ella, realmente ha desaparecido, no existe ninguna consulta a la sociedad mexicana, las famosas consultas populares no se realizan desde hace años, y las decisiones se toman en las manos y bocas de pocos, nuestro país se encuentra partido totalmente.

Como se pudo observar en la noche del 15 de Septiembre todos los mexicanos salimos con la finalidad de celebrar los 204 años de independencia, pero en realidad, salimos a celebrar lo que nos ha pasado en estos 204 años, donde el país nunca ha estado en manos del pueblo, recordemos que México fue potencia mundial y aún así no pudo establecer una economía fuerte para el futuro, se celebró un Tratado de Libre Comercio, que hizo que las grandes potencias económicas del mundo voltearan a México, porque no entendían como una país tan inestable competiría con Estados Unidos y Canadá, en 1994 se celebró como un gran logro para el país, y ahora después de 20 años después nos damos cuenta que lo único que pasó, es la invasión de los “gringos”, es decir, somos el país más “agringado” de Centro y Sudamérica, entre una gran cantidad de cosas que han pasado en malas gestiones durante años.

México un país totalmente partido de donde lo queramos ver, desde las clases socioeconómicas, tal parece que ahora sólo existe clase alta y clase baja, curiosamente todos los que están incluidos en la clase alta pertenecen al gobierno o son dueños de grandes monopolios, los demás estamos al borde de considerarnos pobres en su comparación, pero aún con todo esto los 204 año de independencia han llegado y es un pretexto perfecto para salir y gritar, y desahogarnos del día a día que nos va “comiendo”, del día a día que ya no encontramos salida, ese día a día que vivimos con el temor de que en cualquier momento volverán a subir los impuestos, el transporte, los combustibles, y todo lo que nos podamos imaginar.

Entonces este Día de independencia salimos a gritar y celebrar la independencia de nuestro país, gritando ¡Viva México! O simplemente nos reunimos con amigos y familia en la mal llamada “noche libre” para olvidarnos de todos eso problemas de la vida diaria, y de todo lo que pasa en nuestro país, esperemos que no sea una forma de conformarse y pensar que no existe salida y que nos tenemos que quedar con lo que está sucediendo, con toda esta inseguridad y miedo con el que vive el mexicano, solo se tiene que pensar ¿Qué pasaría si esa misma cantidad de gente que se manifiesta en las plazas de toda la República Mexicana se manifestarán y exigieran nuestra afamada soberanía mexicana?

Por Christian González Murillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.