29 julio, 2021

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Un ícono cinematográfico en el olvido: La India María

La India María

Por Elizabeth Piña Hernández

La India María
La India María

Tras la muerte de María Elena Velasco conocida por el seudónimo de “La india María” recordaremos a esta gran mujer: cineasta, actriz, comediante, bailarina, guionista, cantautora y productora, labor que tuvo su último eco en La hija de Moctezuma (Lipkies, 2014).

La India María y Cantinflas
La India María y Cantinflas

Sin embargo las características del personaje siempre suscitaron muchas interrogantes: ¿qué había detrás del personaje de la Indía María?, ¿por qué eligió como personaje a una mujer indígena?, ¿denigra a los indígenas con este personaje?.  En realidad las respuestas no son complicadas pues al igual que otros grandes comediantes mexicanos como Mario Moreno quien toma rasgos del peladito mexicano para crear a Cantinflas o Germán Valdés quien hizo lo mismo pachuco mexicano para  su personaje Tin Tan, Resortes,  María Elena Velasco toma como modelo a una mujer indígena mazahua, originaria de  San José de los Burros; mujer pobre, honesta, ingeniosa, noble, analfabeta, que hablaba mal el español  y constantemente era humillada; su personaje era siempre el mismo, y al igual que los cómicos ya mencionados carecía de continuidad y sin embargo era versátil, pues en las películas era monja, torera, motociclista, presidenta municipal y candidata a la presidencia de México, pero en todas esas facetas abordadas con humor, había una crítica social hacia el problema de discriminación que sufren los indígenas.         

La India María  y Dolores del Rio
La India María y Dolores del Rio

Sus películas siempre intentaron reflejar al México de finales del siglo XX, machista, racista, de burocracia corrupta al que se oponía través del personaje honrado, generoso y trabajador. Además se valió siempre de su ingenio para enfrentar la enorme disparidad que ha habido desde siempre entre el cine mexicano y la industria hollywoodense al estrenar sus películas al mismo tiempo que blockbuster’s como Jurassic Park (Spielberg, 1993). 

Hoy los indígenas siguen padeciendo injusticias, las cuales vemos plasmadas en géneros más crudos y de menos audiencia como el documental,  por esa razón su pérdida toca no sólo al mundo del cine sino a los pueblos indígenas quienes desde hace mucho tiempo no tienen una voz constante en el cine comercial de nuestro país.