20 enero, 2021

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Por: Abraham Fared Bastida Pérez

¡BUEN-PROVECHO!La moda de ahora; se trata de un restaurante ubicado en Estado Unidos, para ser exactos se encuentra  en el corazón del Soho, en la isla de Manhattan.

Lo que hace especial y diferente a este restaurante de entre los demás, es que en este peculiar lugar los platillos están servidos con un, digámosle “aderezo” único, ya que son preparados con semen y fluidos vaginales producto de la masturbación, la gente con mucho dinero hace filas para poder entrar al lugar.

Para poder comer en el Mastaurant se debe reservar con al menos dos meses de anticipación; cuando los exclusivos clientes llegan a este local se les da a firmar un contrato en el que se sujetan a reglas como no tomar foto ni video dentro del restaurante, aceptar la desnudez, depilarse el área genital y bueno en general “lo que pasa en el Mastaurant, se queda en el Mastaurant“.

Y es que la privacidad es de suma importancia, pues entre los clientes del tan aclamado restaurante están personalidades del espectáculo y la política. 

El dueño de este restaurante es el chef Pierre Rostaccis, quien asegura que su objetivo es eliminar los prejuicios asociados con el sexo y la desnudez, que tanto daño han hecho al mundo. 

Pasta al Pomodoro con perlas de semen dulcificado, helado de frambuesa al sudor, o sopa de trufas con esencia vaginal, son algunos de los suculentos platillos que sirve el Mastaurant. 

Rostaccis explica que su comida preparada con el sazón de la “mano amiga”, además de alimentar y saber muy bien, producen reacciones erógenas en el cerebro y tienen efectos afrodisíacos en los comensales. 

Aunque las personas reserven con el tiempo debido para poder degustar un suculento platillo, no cualquiera es admitido en el lugar, además de que los platillos no son nada accesibles, con la misma finalidad de que no cualquier persona entre.

Si se pudiera y no existiera tanta restricción, ¿tú Irías a comer a un restaurante así?