25 octubre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola: Normas o Impunida

RAFAEL LORET DE MOLA

  • Normas o Impunida
  • De Ex presidente
  • ¿Sí es Alcohólico?

Por: Rafael Loret de Mola

¿Hay justicia en México? Si se lo pregunto al presidente de la Suprema Corte, Juan N. Silva Meza, me responderá con una afirmación contundentes aunque le sea un poco más difícil explicar las razones de fondos de sus altos honorarios de base en una nación empobrecida por el neoliberalismo y asfixiada por la democracia. Pero si la interrogante va dirigida al ciudadano común, sobre todo a cualquiera como el retratado en el documental “Presunto Culpable”, tan perseguido ominosa e ilegalmente, sufriente de los estragos de los desviados fallos procesales, entonces la reacción será negativa en extremo, incluso cargada de rencor y sobrada de impotencia.

Cada vez es más claro que los órganos de justicia ni son autónomas ni están deslindados de los intereses de la cúpula –no cópula- gobernante. Acaso sería más eficaz aquella “Tremenda Corte” de “Tres Patines”, modelo cubano cuya parodia fue exitosa en México acaso por el evidente paralelismo de los casos, en donde, cuando menos, podía recurrirse al ingenio para amortizar los daños e incluso distribuir las coerciones entre los acusadores permanentes a quienes nada de gracia hacían las salidas chispeantes del eterno acusado. Una perspectiva que, en sí, nos recuerda a nuestro México en donde, desde Los Pinos, llueven las consignas para determinar el curso de la aplicación de la ley o la presunción de inocencia o, como dicta ahora la moda, de la inimputabilidad de quienes, por su edad –ochenta años o más, son atrapados mediante operativos militares y policíacos que se sitúan entre el absurdo y la prepotencia del poder.

Por ejemplo, ¿se trataba con el caso de la llamada “Mamá Rosa”, Rosa del Carmen Verduzco, quien al ser aprehendida debió ser internada tras varios desvanecimientos por su “deterioro físico” –cito al procurador general, Jesús Murillo Karam-, tratada como delincuente de alto rango por cuanto en su “Casa la Gran Familia” se hallaban cientos de niños hacinados, mal alimentados y sucios –pruebas evidentes del abandono que puede cerciorarse a simple vista, visitando el local de marras en Zamora, la cuna de marta, la de las muchas faldas-, en el centro neurálgico de la polémica sobre el destino de miles de niños emigrantes algunos de los cuales, sólo algunos, son “capturados” por la Border Patrol o caen en manos de los pavorosos “minutemen” de Arizona –hay fotos indignantes de gavilleros estadounidenses, listos para cazar a sus “presas” humanas-, y la mayor parte acaban siendo objetos de vejaciones, abusos laborales y una velada esclavitud. Por desgracia, Abraham Lincoln no pudo terminar con el espíritu avasallador en el sur de la Unión Americana a pesar de haber dado la vida por la emancipación de quienes eran forzados a realizar, por mendrugos, algunas d las más infernales tareas. Primero, los “negros” agobiados por los látigos de los capataces; ahora, los mexicanos y centroamericanos perseguidos como si fueran las fieras de los circos a las que en alguna parte se deberá soltar para darles gusto a los “demócratas” que se solazan en prohibir libertades.

(Así como he elaborado una lista de antitaurinos violentos, deseosos de las muertes de sus congéneres y doctos en la habilidad de amenazar e insultar a las inteligencias superiores, haré otra con las de cuantos habilitaron el absurdo de prohibir espectáculos con animales a partir de un oso encontrado, en Dzidzantún, Yucatán, sin la mandíbula inferior; ello equivale a que si un pequeño es atropellado en cualquier ciudad del país… se exija prohibir el tránsito vehicular).

No, no, no les importa la justicia. Insisto en esta sentencia, terrible, de una mujer fuerte y dispuesta a desenmascarar a los médicos que, de hecho, asesinaron a su madre en el ISSSTE por negligencia y venganza por sus reiteradas protestas. Y la extiendo hacia cada campo de la vida institucional en donde privan los juniors que silencian sus propios dolores a cambio de una secretaría –digamos Claudita Ruiz Massieu en Turismo, funcionaria por la herencia de la sangre derramada por su padre José Francisco-, o están listos no sólo a ocupar los cargos que les legan sus progenitores longevos –como Pablito Gamboa Miner-, sino incluso a iniciar su ascenso hacia posiciones mayores con el auxilio de grupos de poder bajo control absoluto.

¿Cómo explicar, insisto, en la peligrosidad de una abusiva octogenaria en Zamora con todo el aparato de seguridad del Estado cuando bien pudo aplacársele sin tanto estruendo –lo que habría anulado las sacudidas escandalosas o las hubiera amortizado- si no es con el propósito de exhibir a quienes han estado, siempre, detrás de los negocios en donde los niños suelen ser los rehenes mayores del altruismo convenenciero y ruin?

En el caso de la dama zamorana, dejada en libertad sin juicio alguno, ¿no es conveniente plantearse que, aun cuando su edad es su mejor escudo para librarse de las rejas, debiera realizarse un juicio para, siquiera, definir la culpabilidad o inocencia de la misma y de cuantos están en posiciones similares… como el nonagenario luis echeverría álvarez? Basta saber si tienen o no responsabilidad por sus presuntos crímenes antes de dejar en el misterio los horrores contados; sí, que no sufran los ancianos la ausencia de libertad en sus últimos años, pero que ello no sea motivo para privarles de la peor de las sanciones: la histórica que deviene de la social.

Es penoso, a estas alturas, que las excarcelaciones sean consecuencia no de la probable inocencia sino de los tremendos errores procesales que posibilitan a los abogados listos agarrarse de las lagunas jurídicas o de los montajes ilegales, para defender y salvar a ciertos delincuentes de “cuello blanco” o extranjeras de agradable faz convertidas en heroínas en su patria por haberse salvado de la “justicia tercermundista” –como sucedió con la francesa Florence Cassez quien habrá dado suficientes satisfacciones al ex presidente de su país, Nicolás Sarkozy, ahora imputado por “espiar a la prensa” y obtener información privilegiada para defender a la empresa L´Oreal-, para oprobio de México y los mexicanos. 

Lo que calderón se negó a hacer en el caso cedido con verdadero rigor para no soltar hilos y posibilitar con ello las salidas “diplomáticas”. Cassez –debemos reconocerlo-, peña nieto lo instrumentó en semanas. ¿Entonces cómo se ejerce la justicia en México? Es obvio: a golpes de consignas y circunstancias. Vaya: por alguna razón a la presidencia de la República y sus operadores no les convenía proceder contra los señores fox, ella y él naturalmente, pero buscaron la manera de que aparecieran, junto a algunos escuderos seudo intelectuales sin conocimiento real de la causa, exacerbando una advertencia que los destinatarios se tomaron a risa, sin importar los daños colaterales. Basta leer los nombres de los socios de la fatídica guardería ABC de Hermosillo para encontrar el hilo conductor: Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, Gildardo Francisco Urquídes Serrano, Antonio Salido Suárez, Alfonso Escalante Hoeffer y Sandra Lucía Téllez Nieves. La primera de la lista, prima cercana de Margarita Zavala Gómez del Campo de calderón.

¿Caemos en cuenta? Tanto la señora sahagún como la ahora postulante señora Zavala –quiere ser diputada-, extendieron sus tentáculos hacia guarderías y “casas de familia” con niños como rehenes. Y esto debería bastar para tirar por tierra cualquier señalamiento en pro de la derecha en el ejercicio del poder porque, además, bien saben en Sonora que lo ocurrido, cuarenta y nueve bebés quemados y muertos, pudo haber sido urdido… por una mafia indecorosa de panistas al servicio de dos administraciones panistas. Y por allí sonó el nombre de Carlos Medina Plascencia, ex gobernador interino de Guanajuato –prolongó inconstitucionalmente su mandato a cuatro años para barrerle la casa a los fox-.

¿Quién va a creer en la justicia en tales términos? Los ciegos, los tuertos…y cuantos viven a expensas del presupuesto incluyendo a los ex mandatarios y sus corifeos.

Debate

Por cierto, los informativos contaron la hazaña del presidente peña nieto al subir los escalones de la Pirámide del Sol con el único fin de demostrar su buen estado físico… esto es como si no existieran los analgésicos. (Recuérdese el episodio dramático de Kennedy, sometido a insoportables dolores de espalda y que, sin embargo, se mostró siempre jovial ante la ciudadanía. Nada nuevo). La idea era despistar a los crédulos respecto a los señalamientos de los males que padece el mandatario no sabemos por cuales razones. Siempre es mejor hacer las cosas a la luz del día porque, de otra manera, las tinieblas serán más difíciles de despejar.

Pero, claro, se trata de anular a quienes señalamos el problema de salud del presidente en funciones. Como se intentó asimismo hacer lo propio cuando denunciamos el alcoholismo del señor calderón comparándolo con el más terrible de los usurpadores, “el chacal” victoriano huerta márquez. Quisieron, primero, cargarme la mano; después, durante un lapso, simularon: ostensiblemente sólo servían en las mesas, en el sitio del primer magistrado, refrescos de cola; después, se olvidaron todos de los señalamientos y comenzaron los cinismos exacerbados hasta que fue imposible tapar el sol con un dedo. En el presente, calderón sigue festejando con la botella en la mano. Siempre, más temprano que tarde, las argucias grotescas para “cuidar” la imagen presidencial caen por su peso, de manera estrepitosa.

¿Se acuerdan de los suministros de “Prozac” para fox, denunciados por este columnistas y por la entonces legisladora Dulce María Sauri? La misma historia: furia entre operadores y panegíricos del personaje… y una confirmación a posteriori que no deja dudas sobre la inestabilidad emocional del mismo, defensor a ultranza –por cuidarle las espaldas a su mujer tan ajada por el tiempo- de “Mamá Rosa”.

La Anécdota

Es un hecho que ernesto zedillo, el ex mandatario de las traiciones –sólo le faltó darle la espalda a la Casa Blanca y por ello goza de gran influencia por allá-, está detrás de algunos mandatarios estatales ligados, en apariencia, a otros partidos. Tal es el caso del poblano Rafael Moreno Valle cuyos testaferros se reúnen con el señor mencionado a través de Melquíades Morales, ex gobernador de la misma entidad.

En los forcejeos entre ex presidentes –sobre todo zedillo y salinas-, se van dejando jirones de patria; acaso la lucha en pro de las empresas energéticas, listas a hincarles los dientes a PEMEX, exacerba las tensiones entre los dos más ricos políticos del gallinero. Observen y sacarán conclusiones.