27 noviembre, 2020

La Balanza Prensa la Noticia

Noticias del Valle de Toluca

Rafael Loret de Mola – Si todo Fuera así

RAFAEL LORET DE MOLA

*Si todo Fuera así
*De los Indignados
*Del Mejor “Sitio”

Por Rafael Loret de Mola

Rafael Loret de Mola - Si todo Fuera asíAmanecimos y no había barricadas alrededor de Los Pinos ni se vendían drogas en las secundarias –incluso también en algunas primarias-, y la policía era la institución más respetada por la ciudadanía. No había evasores fiscales porque, claro, la ciudadanía confiaba plenamente en la buena administración y destino de sus impuestos más allá de las mareas intermitentes de la política. No había incluso de habilitar, en la Carta Superior, el término corrupción como el ponzoñoso virus que destruye y carcome por dentro al sistema político mexicano. Ya ni siquiera se discutía sobre la autenticidad del indio Juan Diego, cuyas visiones de la Guadalupana fueron puntos de identidad para la naciente nación mexicana, y nadie hacía del fervor popular arma proselitista para intentar conservar el poder. ¿Se acuerdan de los fox?

Era un día despejado, sin turbulencias en el paisaje y sin agobios por la inminencia de los huracanes financieros críticos. Vivíamos bien, tan estupendamente, que el Metro ya no era materia de demagógico subsidio porque, sencillamente, el poder adquisitivo general lo posibilitaba. (En Madrid, por ejemplo, se presume tener el Metro más económico del mundo; cada viaje cuesta un euro y medio, algo así como veintisiete pesos. ¿Sabrán que allende el mar existe un país, México, donde sólo se cobra cinco pesos por el servicio y aún así no alcanza para cubrir los satisfactores básicos y un entorno, más o menos, digno y saludable?).
Pero este día, en fin. Todos contaban con empleo digno lo que hacía innecesaria las manifestaciones –de acuerdo a la estadística oficial hay veintiún movimientos sociales, entre marchas y plantones, cada día en el Distrito Federal, según nos confió Manuel Mondragón y Kalb, cuando era responsable de la seguridad pública metropolitana; y aseguraba a los legisladores un ingreso compatible con “la digna medianía” en donde situó el Benemérito Juárez a los servidores públicos dentro de la tabla de salarios. No cobraban los Ministros de la Corte casi 600 mil pesos ni los legisladores viajaban más que como lo hacía, en sueños, Julio Verne. (Apunte el dato el señor enrique peña nieto para tomarlo en cuenta en futuras interpretaciones maliciosas destinadas a provocarle resbalones).

Gozábamos, en fin, de libertad plena. No temíamos por los asechanzas del norte, en donde no pocos están listos ya a inventarse una “cooperación” bilateral con altos grados de invasión como delinea el texano Rick Perry, ni las de ultra mar, con los bancos haciendo el papel de los históricos corceles de Cortés que hicieron caer a los pobladores de Mesoamérica en las leyendas apocalípticas que en 2012 volvieron a encenderse. Si todo habrá de terminar en un futuro cercano, ¿para qué preocuparnos por la vulnerabilidad política del PAN, la improvisación mediática del PRI y la incongruencia extrema del PRD? En todo caso, sólo padeceríamos al vencedor de las justas comiciales de julio de 2018…por si llegamos a ese año. Durante unos cuantos días. No vale la pena angustiarse tanto por ello.

Si caemos en el garlito, no habrá nada que contar, ni siquiera la asunción del nuevo mandatario en plenitud de encontradas mediocridades. Porque, como bien sabemos, hace mucho, mucho tiempo, las mejores mujeres y los mejores hombres del país dejaron de incorporarse al servicio público no sólo decepcionados de la política sino también estresados por las mil y una trabas impuestas para el cumplimiento de las funciones propias del poder. Y ni con eso hemos sido capaces de arrinconar a la corrupción; al contrario, ésta se ha hecho más grande gracias a las fórmulas que crean entresijos entre los poderes públicos, financieros y mafiosos con los mexicanos convertidos en rehenes.

Pero hoy, de nada debemos preocuparnos. El sol brilla muy arriba, lo que no es insinuación alguna en pro de alguno de los partidos, en todo caso el referente sería para exaltar los valores vocales de “Luismi”, como le llaman en las revistas del corazón creadoras de la nueva aristocracia mexicana, aunque su decadencia, la del artista, haya llegado. Por fortuna, para nosotros, la música que escuchamos son cantos fervorosos y no cursis muletillas de desalmados compositores que, por el momento, están muy ocupados preparando sus galas de fin de año con descorches y todo. La crisis no nos restará alegría, faltaría más.

Alguna vez, con referencia a una larga estadía a la que me vi obligado en España, resalté un hecho singular: en México se toma para olvidar; y allá, se bebe para recordar. La diferencia es abismal entre quienes pueden darse el lujo de emborracharse la última noche del año sin agobiarse por la dura cuesta de enero. Bueno, eso era antes de que les cayera encima el gallego impresentable Rajoy; porque desde el 2012, también los adelantados ibéricos dejaron de consumir su célebre jamón porque las mejores partidas se las llevaron los chinos, buenos pagadores y excepcionales consumidores.

En fin, imaginé que hoy estaríamos los mexicanos en igualdad de condiciones aun cuando tanto se quejen los españoles por el perdido poder adquisitivo: para fortuna de ellos, muchos de sus consorcios principales ya le hincaron el diente a los mexicanos y estarán compensados por ello. Así es la vida entre conquistadores y supuestos y estigmatizados conquistados. ¿Cuándo seremos capaces de trocar los papeles? ¿Cuándo PEMEX, al fin, pueda recuperar los precios del crudo mexicano y volver a atraer a los afanosos contratistas convenencieros? Puras quimeras para comenzar a cerrar el año del desastre.

Debate

Todos estamos indignados ante la ineficiencia y la corrupción reiterada; pero, sobre todo, contra la desigualdad extrema entre el ciudadano común, mal pagado, y los funcionarios venales con sueldos de superestrellas. De hecho, jamás se había dado tal cinismo entre los servidores públicos. En otros tiempos, cuando menos, había discreción en vez de soberbia y prepotencia. Por eso, desde ahora, los panistas célebres están más que blindados. No digamos sólo las “primeras familias” que han sido y son. ¿Acaso los escándalos de los diputados del PAN no fueron sólo un pretexto para comenzar a fraguar el aterrizaje económico de cada uno bajo la batuta del execrable calderón con los mismos instrumentos como extendieron canonjías en PEMEX y la Secretaría de Energía?

Ni que decir de los salinas quienes, estos sí, pueden decir que estos últimos han sido sus mejores años desde que dejaron la residencia presidencial. El sinvergüenza de raulito, el mayor, recuperó millones y bienes en una terrible escalada de la simulación política y con ello el poder Judicial atizó las hogueras de la crispación que ya queman al régimen peñista. ¿Se trata de enfadar hasta más allá de los límites a una sociedad perpleja por tantos abusos ignominiosos?

En fin, México no está exento, ni mucho menos, de la posibilidad de que crezcan en número los “indignados”. Más que en la Europa negra de nuestros días en donde Alemania, sin disparar un solo tiro, parece haber ganado su tercera confrontación continental ahora con el presidente francés, Francois Hollande, en el papel de verdadero pelele. Tenemos, con los pies puestos en la realidad y no en las inocentadas de la clase política, una creciente y por ende muy riesgosa inestabilidad social, una de las apuestas principales del abanderado de la izquierda desunida, Andrés Manuel López Obrador, que pueden redituarle a su MORENA al corto plazo en tanto los estrategas del PAN intentan igualmente destruir el perfil de peña nieto restándole toda autoridad moral como un revire por cuanto se acusó a calderón.

Mucho me temo que los ingredientes para el 2016 estén muy a la vista. Y no son favorables bajo ninguna circunstancia. Tanto peor. La angustia económica también aflorará sobre las urnas, el 5 de junio cuando se renovarán doce gubernaturas, y sobre ésta no hay manipulación política que sea suficiente o definitoria. Por eso es importante otear hacia otras latitudes para encontrarnos con los orígenes de nuestro perfil nacional. Sólo nos queda, insisto, en cerrar definitivamente la página del presidencialismo para haber si así, siquiera, se reducen nuestros niveles de indignación contra la impunidad que pervive.

La Anécdota

Ya he contado que en alguna ocasión, el abogado Enrique Mendoza me confió en corto:
–En México la mayor proeza es evitar entrar en prisión… incluso siendo inocente.

Ya bien sabemos cómo se las gastan en los procesos judiciales. Por ello, en este día, deberíamos honrar a quienes permanecen en las cárceles, en condición de “inocentes”, mientras los grandes culpables y facinerosos gozan de cabal libertad de acción. ¿Cuál será el regalito que nos tienen reservados los presidenciables luis videgaray caso, aurelio nuño mayer, luis enrique miranda y salvador cienfuegos para rendirse culto a sí mismos? Ya viene, con retraso, pero al paso de los Reyes Magos.